AL CAMBIAR ‘ACTITUD EN LA COMIDA Y LA VIDA’, SE PUEDE TRATAR LA OBESIDAD

MÉXICO.- México enfrenta un gran problema llamado obesidad, que si no se atiende de manera efectiva habrá (y hay) graves consecuencias.

Según la UNAM, se debe hablar de obesidades y no de obesidad, pues su diagnóstico y tratamiento dependen de factores como la edad de inicio, el grado en que se encuentra, las comorbilidades y las incapacidades físicas, psicológicas y sociales que la ocasionan.

Juan Pablo Méndez Blanco, profesor de la Facultad de Medicina (FM) de la máxima casa de estudios, dijo que en México este problema se ha incrementado considerablemente en las últimas décadas; hasta 2016, el 70 por ciento de la población tenía sobrepeso u obesidad.

El especialista indicó que en la actualidad estas enfermedades son un reto para la salud pública del siglo XXI, porque padecerlas no sólo incrementa el riesgo de tener diabetes, hipertensión arterial, coronariopatía, accidentes cerebrovasculares, embolismo pulmonar, enfermedad de riñón y trombosis venosa profunda, también se asocian a la aparición de varios tipos de cáncer como el de mama, esófago, riñón, endometrio, ovario, tiroides, hígado, vesícula biliar, páncreas, colon y recto, además del adenocarcinoma y mieloma múltiple.

Fue en la conferencia Las obesidades: enfermedades de diagnóstico sencillo y difícil manejo, donde el también responsable de la Unidad de Investigación en Obesidad de la FM destacó que la piedra angular en el tratamiento es un cambio de actitud hacia la comida y la vida.

Méndez Blanco indicó que los medicamentos que existen en el mercado para disminuir de peso “tienen efectos adversos, la pérdida de kilos es poco significativa y el peso se recupera fácilmente al suspender los fármacos”.

Las obesidades se deben manejar con un tratamiento médico, nutricional y muchas veces psicológico y psiquiátrico; esto llevaría a tener una pérdida mayor al 10 por ciento cada año, explicó.

No existe una píldora mágica. En la atención de este problema la intervención dietética es fundamental. Si alguien hace dieta revierte un mal balance energético y entonces empieza a mejorar el peso”, dijo el profesor.

La mejor dieta debe ser continua y bien hecha. Los pacientes deben entender que llegar al peso deseado no es cuestión de uno o dos meses, sino de años, por lo que revertir la obesidad llevará tiempo”, comentó.

“Yo recomiendo el esquema 21V: 21 porque es el promedio de comidas que hacemos a la semana. Todos, aún las personas delgadas, incumplen su dieta habitual algunas veces; entonces, si tenemos 21 comidas y transgredimos una o dos, no pasa nada, podemos compensar en las demás, el problema es cuando comemos normal en 10 y fallamos en 11”, agregó el especialista.

La “V” se refiere a la ingesta de verduras. “Si alguien come ocho quesadillas, pues mejor que le baje a cuatro y combine con lechuga, apio y jitomate; eso hará que disminuya paulatinamente de peso”, recomendó.

 

Info.e-consulta

Facebook Comments

A %d blogueros les gusta esto: