ANTE VERACRUZ, EL AMÉRICA SALVA LO INVICTO EN EL ÚLTIMO MINUTO

DEPORTES.- Una amarga tarde vivió el Veracruz al dejar escapar un triunfo trascendental en su pelea contra el descenso luego de empatar 1-1 con el América, que festeja su posición como líder invicto en la jornada ocho del torneo Clausura 2018.

Los escualos se adelantaron al minuto 48 con un tanto de Carlos Esquivel, pero Bruno Valdez sacó la igualada al 90+2, un fuerte golpe que mantiene al Veracruz en el último puesto de la tabla del descenso y en el sitio 14 general con nueve unidades, mientras las Águilas llegaron a 16 puntos.

El técnico de los Tiburones, Guillermo Vázquez, llenó de jugadores la mediacancha del estadio Luis Pirata Fuente; la propuesta era defender y contratacar lo más rápido posible.

Las Águilas presionaron y fácilmente se filtraron en el área de los locales: querían el gol de inmediato. Tras un fallo del arquero Pedro Gallese y la zaga, Oribe Peralta rescató un rebote y disparó, pero el tiro pasó a un costado de la portería.

Los visitantes estaban al acecho, controlaban el juego, aunque sin éxito para llegar a las redes. El Veracruz oponía resistencia y peleaba el balón como si de ello dependiera su vida. Podía pasar de la mediacancha, pero no lograba superar a la zaga rival.

En la banca, Vázquez se sentía acuchillado por la angustia, daba órdenes a gritos, exigiendo un gol que los tranquilizara.

Matheus Uribe desató la emoción al lanzar un tiro que fue desviado por Gallese, pero el arquero erró al soltar el balón. Renato Ibarra intentó rematar con la portería libre y falló.

El Veracruz se había salvado, pero, a cambio, en la misma acción perdió a uno de sus hombres más fuertes. Gallese chocó con Richard Ruiz en su intento por despejar la pelota y quedó tendido en el césped. El cancerbero abandonó la cancha por lesión y tuvo que entrar Édgar Melitón Hernández para custodiar el arco.

Parecía que los escualos sufrirían en el complemento, pero una jugada fortuita al minuto 48 les regresó el aliento y se pusieron al frente en el marcador.

Esquivel rescató un pase fuera del área y, presionado por la defensa, definió con un tiro atropellado que pasó cerca del primer palo para hundirse en las redes. En las gradas la afición sacó bengalas para celebrar el gol, lo que calentó los ánimos y desató un conato de bronca entre barristas.

El equipo dirigido por Miguel Herrera no estaba dispuesto a perder lo invicto y lo dejó claro con peligrosos ataques. Peralta lanzó un disparo que fue atajado por Melitón Hernández, el americanista recuperó en el rechace y en esta ocasión el balón pegó en el travesaño.

Los escualos ya celebraban el triunfo cuando en el tramo final apareció Valdez con un gol tras un tiro de esquina, para amargar la tarde a los veracruzanos y rescatar lo invicto de las Águilas.

Antes del duelo, porristas del conjunto local atacaron a pedradas a los aficionados americanistas, trifulca que sólo se detuvo cuando la policía intervino con balas de goma.

INFO/ LA JORNADA

Facebook Comments

A %d blogueros les gusta esto: