Bendito Karma: cazadores son atacados ferozmente por elefantes.

A pesar de que los derechos de los animales se han convertido en una prioridad para la sociedad moderna, aún siguen ocurriendo casos nefastos de crueldad animal. Y estos van desde el abuso de animales domésticos, hasta la caza clandestina de especies en extinción.

La última, ha hecho que el mundo se horrorice, ya que varias especies han ido desapareciendo a causa de la caza ilegal. Sin importar que medidas se tomen para combatir esta horrenda práctica, el mercado negro sigue moviendo cantidades inmensas de animales exóticos, así como partes de ellos.

Una de las criaturas más afectadas, son los elefantes, quienes son cazados sin tregua por el marfil de sus colmillos. Pero en un movimiento irónico, el cazador se convirtió en presa.

Según reportes de varios medios de la India, un grupo de cazadores clandestinos fue atacado por una manada de elefantes cuando estos entraron ilegalmente al Santuario de aves Thattekkad en Kerala.

Las nefastas intenciones de estos hombres se vieron interrumpidas cuando de la nada, una manada de elefantes apareció y los ataco de manera vehemente.

Uno de los cazadores, fue aplastado por la iracunda manada, además de que al caer, su arma que también era de procedencia ilegal, se disparó sola, dándole en el muslo.

“Uno de los miembros de esta banda, Tony de 26 años, murió aplastado por uno de los elefantes. En la trifulca, su arma fue disparada y le dio en la pantorrilla.”

Así mismo, Basil, otro de los miembros de este grupo de cazadores, fue herido de gravedad y permanece hospitalizado en condiciones graves.

Las autoridades fueron capaces de atrapar a estos hombres cuando los dos miembros restantes, Sajith y Anish, contaron los eventos ocurridos a sus familiares y amigos.

Además de los cargos por infiltrarse de manera ilegal a un santuario de la vida silvestre, estos tres hombres también serán acusados de posesión ilegal de armas de fuego.

No es que queramos regodearnos en la tragedia de esta gente, ya que en varias ocasiones, las personas que se dedican a la caza ilegal viven en condiciones de bajos recursos, aceptando cantidades mínimas de dinero por realizar esta actividad.

Pero no se puede negar, que este es el típico caso de “karma instantáneo”.

 

 

 

Info Sopitas.com

Facebook Comments

A %d blogueros les gusta esto: