EL EMBARAZO ADOLESCENTE Y EL DÍA DE LA MUJER

EL EMBARAZO ADOLESCENTE Y EL DÍA DE LA MUJER

MÉXICO.-No extrañamente, en un país como México, el día de la mujer ya comienza a ser algo así como el día de la madre. Se parten pasteles en las oficinas y se dan rosas al personal femenino. El día de la mujer es un recordatorio de que las mujeres en realidad siempre han formado parte de la fuerza laboral, y no sólo son las encargadas de los cuidados del hogar, sino que son pieza clave de la economía formal, aunque cobren como informales.

El día de la mujer es el aviso de que la lucha feminista es totalmente vigente y es la única postura válida ante la brecha de desigualdad que persiste entre hombres y mujeres. Son muchos los temas pendientes y en todos ellos los gobiernos podemos y debemos desarrollar políticas con miras hacia la igualdad sustantiva. Existe un tema en el que desde los gobiernos locales podemos influir con enorme éxito: el embarazo adolescente.

A pesar de que en el país se han desarrollado intensas políticas de información sobre salud sexual y reproductiva, en un año ocurren 340,000 nacimientos en menores de 19 años y el embarazo adolescente es un enorme factor de desventaja para una mujer.

El Instituto de las Mujeres (ahora secretaría) ha documentado cómo el embarazo adolescente es una de las causas principales de deserción escolar. Lo que la evidencia muestra es que la mayor parte de los embarazos sucede en relaciones de largo plazo entre adolescentes que no utilizan métodos de prevención. Aunque la información existe, los prejuicios, las dificultades en el acceso a los métodos anticonceptivos y costumbres machistas explican el hecho de que las parejas menores no utilicen métodos de protección.

Para reducir el embarazo adolescente, se debe visibilizar el tema, hacer accesibles los métodos de control natal, comunicar de manera efectiva las alternativas con las que cuentan y empoderar a las adolescentes para que puedan hacer efectivos sus derechos sexuales y reproductivos. Eso pasa cuando se promueven relaciones horizontales y libres de violencia. En el caso de la CdMx, en donde la interrupción del embarazo es legal, se debe difundir y hacer cumplir ese derecho en caso de que se elija.

Legislaciones como la recientemente aprobada en Nuevo León, que criminaliza a las jóvenes que abortan, sólo contribuyen a ampliar la desigualdad, así como a acotar el derecho a decidir de las mujeres. El promover políticas para prevenir el embarazo adolescente tendría que ser la manera de conmemorar el día de la mujer. Finalmente, ése es su propósito: servir de una fecha para recordar que la desigualdad y la violencia de género siguen existiendo, y que buena parte ello se debe a causas estructurales y, por tanto, se requiere la implementación de políticas públicas de impacto para lograr una igualdad sustantiva efectiva. Sólo así, estaremos celebrando a las mujeres.

INFO/ELECONOMISTA

Facebook Comments

A %d blogueros les gusta esto: