El peso mexicano y su devaluación a partir del 2002, fechas cruciales

MÉXICO.- El tipo de cambio, que en 2002 era de 10 pesos por dólar, rompió el techo de los 20 pesos por billete verde en los bancos debido al nerviosismo en los mercados, las elecciones en Estados Unidos y porque es probable que esta semana el banco de la Reserva Federal de EU aumente sus tasas de interés.

Pero México también ha puesto de su parte. Los analistas afirman que la alzada del dólar, que casi toda la semana pasada se cotizó por encima de 19 pesos, también tuvo que ver con factores internos: el recorte al presupuesto 2017 que propone el gobierno y que suma más de 249 mil millones de pesos, y la deuda de los estados, que también es histórica.

Para colmo, los 20 pesos en que se vende el dólar en ventanilla en Bancomer no son el tope. Hay quien dice que no estamos lejos de cueste 23 pesos, a menos de dos meses de las elecciones de Estados Unidos, donde el candidato republicano, Donald Trump, ha cerrado brecha y mantiene un empate técnico de diferencia de 1% contra Hillary Clinton, según los últimos concentrados de encuestas.

Pero, ¿cómo es que llegamos hasta aquí?

En 2002:

  • Así llegamos a los dólares de 10 pesos. Era una barrera psicológica, decían. En 2002, el nerviosismo de la “alternancia” de gobierno se nos olvidó cuando nos enteramos que el precio de los granos en Estados Unidos había aumentado. Es decir, los agricultores del país que importaban semillas, que ya eran demasiados, ya no podrían comprar tantas como preveían en el cierre del año. Eso y los rumores de inflación y bajo crecimiento para 2003, llevaron al dólar el 4 de septiembre a 10.01 pesos.
  • Ya nunca nos recuperamos. El 25 de febrero de 2003 el dólar se cotizó en 11.05 pesos cuando la economía de Estados Unidos cayó. Ese año en Estados Unidos ya no se compró lo mismo, las ventas disminuyeron y se preveía que la demanda de productos sería un desastre.
  • En 2004, un día antes de Reyes, el precio del dólar retrocedió un poco y durante todo ese año su valor frente al peso osciló entre los 10 y los 11 pesos.
  • 2005, 2006 y 2007 fueron años en los que el precio del dólar se mantuvo entre los 10.99 y los 11.12 pesos.
  • En septiembre de 2008, AIG, la aseguradora más grande del mundo en valor de mercado quebró. Luego, Fannie Mae y Freddie Mac, dos bancos de inversión, después Lehman Brothers, y finalmente, todos los que tenían negocios con esos bancos perdieron grandes sumas de capital. Hasta que algo bursátil se convirtió en algo económico y llegó hasta tus bolsillos: el dólar pasó de 11.12 pesos el 2 de octubre del 2008 a 13.04 en seis días. Fue la tormenta de las hipotecas de bajo costo en EU, las famosas subprime.
  • Y ha sido cuesta arriba desde entonces… El Banco de México comenzó a salir a defender el peso con subastas de hasta 400 millones de dólares para aliviar las ansias. Para el 14 de enero de 2009 ya se habían subastado 666 millones de dólares, pero no era suficiente. A partir de este día, para comprar un dólar necesitabas 15.06 pesos. Y a pesar de que hubo días en los que llegamos a ver un dólar de 12 pesos, al cerrar el año volvió a los 15.

Nuestra moneda se devaluaba, la economía se detenía, era oficial, estábamos en crisis. Otra vez.

  • En 2010, de acuerdo con los datos del Banco de México, hubo “un respiro”, que permitió que el dólar se mantuviera hasta el 2012 entre los 12 y los 13 pesos.
  • En 2013, Estados Unidos ya estaba aclamando de nuevo la hegemonía del dólar a nivel global, por lo que los inversionistas internacionales lo tomaron como una inversión segura. Así el dólar a 13 pesos duró un par de años.
  • En 2014 el precio del dólar comenzó una nueva escalada y esta vez llegó a los 14 pesos debido a que su fortalecimiento debilitó a las monedas de mercados emergentes, como el peso.
  • El 22 de julio de 2015 el tipo de cambio ya era de 16.09 pesos por dólar. Para el resto del año, los analistas preveían que el mercado cambiario no tendría muchas variaciones y cerraría “estable”. Sin embargo, el efecto de un dólar caro comenzó a pegar a los precios de bienes de consumo duradero. Así, el efecto de una depreciación continua, más la presión del alza de precios que podría detonar en inflación, mantuvo el nerviosismo en los mercados y el dólar siguió su tendencia alcista.
  • Pero eso no fue todo, el 2 de agosto del 2015, ¿recuerdan?, el precio del dólar llegó a los 17.10 pesos, esta vez el alza fue provocada por el alza en la demanda de dólares. Entonces el Banco de México subastó 200 millones, sin embargo, la demanda rebasaba los 500 millones de dólares. Los analistas no exageraron. Los 17 pesos por dólar era “lo nuevo normal”.
  • El 2015 cerró con un dólar a 17 pesos. Pero en febrero del 2016 subió a los 19.17. Marca histórica provocada por los riesgos en el precio del petróleo y los miedos a un ajuste en el gasto público, mismos que perduraron hasta la segunda semana de septiembre.

La semana pasada a todo esto se sumó el nerviosismo por las elecciones de Estados Unidos y el recorte presupuestal, que el mercado esperaba desde febrero. Y así llegamos al 19 de septiembre, el día en que hay ceremonias cívicas en conmemoración de los sismos de 1985 un nuevo terremoto nos azotó: el dólar se vendió por primera vez a 20 pesos en las ventanillas de los bancos. Y lo peor, en caso de que gane Donald Trump las elecciones presidenciales de EU en noviembre, los analistas no descartan que el tipo de cambio llegue a 23 pesos por dólar. A menos que ocurra un milagro, el peso seguirá siendo una de las monedas que más resienten la fortaleza del billete verde.

 

Info.Dinero

A %d blogueros les gusta esto: