EL TANQUE QUE HIZO SU DEBUT EN LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL

EL TANQUE QUE HIZO SU DEBUT EN LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL

El 31 de mayo de 1918, el ejército alemán lanzó un sorpresivo ataque cerca del bosque de Retz, en el nordeste de Francia.

Era el último año de la Primera Guerra Mundial y los alemanes trataban desesperadamente de vencer a los aliados.

El bloqueo británico estaba devastando la economía alemana. Había escasez de alimentos y combustible. El Imperio Alemán se enfrentaba a una hambruna y a una derrota.

Las unidades francesas en Retz que resistían el embate alemán recibieron refuerzos.

Entre ellos, un nuevo tanque, el FT.

En comparación con los tanques gigantes británicos que habían usado en los 18 meses anteriores con resultados regulares, estos eran diminutos.

Solo tenían espacio para dos personas.

  • 5 tanques que cambiaron el curso de la Primera Guerra Mundial

Pero resultaron muy efectivos. Los 30 tanques utilizados en esta batalla ayudaron a hacer retroceder a los alemanes.

Los tanques solo dejaban de avanzar porque la infantería que los acompañaba no podía seguirles el ritmo.

FTDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionLos FT incorporaron cambios revolucionarios en su estructura y podían desplazarse a una velocidad de 11 Km por hora.

Hoy, en el lugar de la batalla, hay una placa que conmemora la primera vez que se usaron estos tanques, considerados los antepasados de los tanques modernos.

Este diseño le debe su existencia a un oficial de artillería pragmáticoJean Baptiste Eugène Estienney a uno de los fabricantes de automóviles más reconocidos de Francia, Louis Renault.

Máquina para proteger la vida de los soldados

Los nuevos tanques ayudaron a cambiar la suerte en el Frente Occidental. Pero estos cambios no se produjeron de la noche a la mañana.

Desde el final de 1914, el ejército de Alemania y el anglo-francés se habían enfrentado en el campo de batalla y habían llegado a una suerte de impasse.

La guerra en el Frente Occidental se había caracterizado por ofensivas repentinas, con bombardeos de artillería masivos seguidos de miles ataques con decenas de miles de hombres.

Sin embargo, estos ataques eran extremadamente costosos. Avanzar a través de alambres de púa era complejo y tomaba mucho tiempo.

Soldados en las trincherasDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionAntes de la llegada de los tanques, no era fácil para la infantería lidiar con los alambrados de púa.

Las ametralladoras podían eliminar hombre tras hombre desde cientos de metros de distancia. Los búnkeres de hormigón y las trincheras bien construidas protegían a los soldados enemigos incluso del bombardeo de cientos de armas de fuego.

Tanto los británicos como los franceses temían quedarse sin soldados en esos asaltos frontales fallidos antes de alcanzar las defensas alemanas.

Un puñado de inventores e ingenieros visionarios llegaron a la misma idea: había que construir un tipo de vehículo armado que pudiese crear huecos en el alambrado de púa, derribar búnkeres y estructuras donde estaban posicionadas las armas, y proteger a la infantería para darles tiempo a capturar las trincheras.

“Es una respuesta al problema de cómo empujar a un ejército de ocupación”, explica Davis Willey, curador del Bovington Tank Museum en el sur de Reino Unido.

“Los franceses y los británicos, y luego los líderes estadounidenses, querían de algún modo usar una armadura, en vez del pecho de los soldados”.

Y “tuvieron que aprender nuevamente a pelear en esta era moderna”, dice Willey.

Más rápido y menos torpe

Los primeros tanques ingresaron al campo de batalla en 1916.

Tanque británicoDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionLos tanques británicos tuvieron un éxito relativo, pero eran muy lentos y difíciles de operar.

Un diseño británico llamado Mark I, el gigante, resistía los impactos de las ametralladoras pero se movía a paso de hombre.

Al principio, con solo verlo, algunos fortines alemanes se rendían.

Pero el Mark I tenía sus limitaciones. Los británicos se habían apurado a llevarlo al terreno sin resolver primero algunos problemas básicos, y muchos dejaron de funcionar por problemas mecánicos.

Además eran oscuros, ruidosos, adentro hacía mucho calor y estaban abarrotados.

El humo de su motor y los materiales inflamables con los que estaba hecho podían convertirlo en un instante en una trampa mortal.

Su lentitud los hacía un blanco relativamente fácil para el fuego de artillería.

La idea era que los nuevos tanques pudiesen operar en concordancia con la infantería, desplazándose a una velocidad que les permitiera a las tropas esconderse detrás de ellos.

Para algunos, resultaba evidente que se necesitaba algo más pequeño y liviano para cubrir el terreno una vez que el impedimento de las trincheras había sido superado.

INFO/ BBC

Facebook Comments

A %d blogueros les gusta esto: