EN MÉXICO LA GASOLINA SUBIÓ 64% EN 6 AÑOS, MIENTRAS EN EE.UU. BAJÓ 33%

¿Por qué la gasolina es más cara en México que en Estados Unidos? De acuerdo con una columna de Bloomberg, la caída del peso frente al dólar, la baja producción de crudo y el aumento del consumo son algunas de las razones.

En los últimos seis años, de acuerdo con cifras de la Comisión Reguladora de Energía (México) y la Administración de Información de Energía (EU), en el país la gasolina subió 64 por ciento, mientras que en Estados Unidos bajó un 33 por ciento.

“México pasó de ser un importante exportador de petróleo y un pequeño consumidor de combustible a un país que ocupa el lugar número 12 en el mundo en producción de petróleo y el 11 en consumo, lo que significa que probablemente ya no tenga el margen para seguir su propio camino en la política energética”.

Ciudad de México, 23 de abril (SinEmbargo).– ¿Por qué en México la gasolina subió 64 por ciento en los últimos seis años y en Estados Unidos bajó un 33 por ciento? De acuerdo con una columna de Bloomberg, la caída del peso frente al dólar, la baja producción de crudo y el aumento del consumo son algunas de las razones.

Con la elección presidencial que se realizará el 1 de julio es comprensible que se haya convertido en un gran tema de campaña, sobre todo cuando el candidato puntero, Andrés Manuel López Obrador, de la coalición “Juntos Haremos Historia”, se ha comprometido a congelar los precios del combustible durante tres años, destacó el columnista Justin Fox.

De acuerdo con su análisis, el fuerte aumento mostrado para los precios de la gasolina mexicana este año ha sido impulsado tanto por la fortaleza del peso como por el incremento de los costos, mientras que la fuerte caída a fines de 2008 fue impulsada por la caída del peso frente al dólar.

El panorama general es bastante claro, indicó, “los precios de la gasolina en México han sido generalmente más altos que los costos del combustible en Estados Unidos, pero también menos volátiles”.

Esto se debe, señaló Justin Fox, a que, hasta el “gasolinazo” de enero de 2017 los precios de la gasolina fueron controlados por el Gobierno de México, que generalmente no usó su poder de modificación de precios para ofrecer grandes descuentos a los consumidores.

La columna de Bloomberg detalló que en 2013, –cuando el Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto puso fin al monopolio de Petróleos Mexicanos (Pemex) y abrió una licitación para nuevos arrendamientos– coincidido con un aumento en los precios de la gasolina a nivel mundial, situación que hizo que los precios de las gasolinas no bajaran como se esperaba.

Pero algo más sucedió, refirió el análisis de Bloomberg, en los últimos 15 años la  producción de petróleo en México comenzó a declinar, mientras que el consumo doméstico de combustible aumentó.

“México pasó de ser un importante exportador de petróleo y un pequeño consumidor de combustible a un país que ocupa el lugar número 12 en el mundo en producción de petróleo y el 11 en consumo, lo que significa que probablemente ya no tenga el margen para seguir su propio camino en la política energética”, señaló el columnista.

Una revisión a los informes de Petróleos Mexicanos en los últimos cinco años realizada por SinEmbargo confirma su caída: la producción de crudo bajó 22.75 por ciento; la de gas natural 20.43 por ciento; la de gas licuado de petróleo 29.83 por ciento; la de las gasolinas un 41.23 por ciento, y la del diésel 50.9 por ciento.

De acuerdo con el análisis de Bloomberg, Pemex está tratando de operar sus refinerías con un beneficio en lugar de sólo tomar el petróleo que se cruce en su camino, ya que gran parte del crudo pesado que producen los campos mexicanos se exporta sin realizar ese proceso.

El resultado, detalló el columnista, “es que los mexicanos están alimentando cada vez más sus autos con gasolina fabricada en Estados Unidos y pagando más por el privilegio que los estadounidenses”.

La columna de Bloomberg destacó que entre las estrategias contrarreloj que López Obrador ha ofrecido por los altos precios del combustible está congelar esos precios, reduciendo las exportaciones de petróleo y aumentando la capacidad de refinación doméstica.

Pero, añadió, “una respuesta menos costosa y disruptiva probablemente sería solo reducir los impuestos al combustible”.

El empresario Alfonso Romo, uno de los principales asesores de López Obrador, dijo el jueves en una entrevista radiofónica que esto era lo que su candidato realmente tenía en mente, mientras que Anaya propone un recorte impositivo más estrecho en los estados a lo largo de la frontera estadounidense, indicó Bloomberg.

La Reforma Energética, que fue la acción política más importante de la administración del Presidente Enrique Peña Nieto, tiene ahora un saldo negativo tanto para los bolsillos de las familias mexicanas como para la economía del país.

De acuerdo con un análisis del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP) publicado en marzo, en 2017, la Secretaría de Hacienda gastó 67 mil 900 millones de pesos para cubrir el estímulo fiscal que se ha aplicado para amortiguar los precios de la gasolina y diésel, lo que implicó una menor recaudación del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS).

El gasto que significó el estímulo fiscal es equivalente a nueve veces el presupuesto aprobado para 2018, en conjunto, de la Secretaría de Energía, la Comisión Nacional de Hidrocarburos y la Comisión Reguladora de Energía.

INFO. www.sinembargo.mx

Facebook Comments

A %d blogueros les gusta esto: