En 1959, tres alpinistas quedaron enterrados bajo toneladas de nieve en el Pico de Orizaba; casi 60 años después, elementos del Ejército nacional recuperaron sus cuerpos momificados