De dos y tres años de edad, las menores presentan moretones en piernas, pies y espalda