ESTE DÍA CONSIENTETE CON UN RICO GUACAMOLE

El guacamole mexicano es una de las recetas más deliciosas en su país de origen. Principalmente se trata de una salsa elaborada con aguacate. Si bien es fácil de preparar , hay muchas maneras de hacerlo, y existen un par de secretos que pueden hacer que sea mucho más deliciosa.

Su breve historia

El guacamole se remonta a la época de los aztecas en México, quienes se dedicaban a recolectar aguacates para poder preparar un mole exquisito denominado ahuacamolli, que viene del náhuatl “ahuacatl” (aguacate) y “molli” (mole).

No obstante, con la llegada de los españoles al continente americano, el aguacate se había vuelto un alimento totalmente exclusivo , dado que su sabor y su textura eran muy exóticos.

Con el transcurso del tiempo, esta fruta se comenzó a utilizar en varios platillos, y por su versatilidad puede mezclarse con chiles verdes, ajo y sal, aunque se deben tener ciertos cuidados para que el aguacate no se oxide ni pierda su gran sabor.

Algunas de las recetas que suelen ser acompañadas por esta salsa son los tacos , los tamales, las quesadillas , las chalupas, las carnes, los nopales y el molote, entre otras.

Delicioso aguacate

Ingredientes:

  • 2 aguacates
  • 1 cucharada de cebolla picada
  • 1 cucharadita de cilantro picado
  • 2 chiles verdes
  • Sal

Preparación del aguacate:

Pela los aguacates y retírales su hueso. Aplástalos con un tenedor hasta que la consistencia sea cremosa y colócalos dentro de un recipiente. Añade la cebolla, el cilantro y los chiles verdes picados, y sazona con sal al gusto. Mezcla y deja que se macere durante un par de minutos. Luego, llévalo a la heladera. Retira y acompaña cualquier platillo, dado que como aperitivo es excelente.

Consejos para conservar el guacamole

1. Si no consumirás el guacamole en el momento, o bien deseas refrigerarlo, colócalo dentro de un molde de cristal refractario o de porcelana por sobre varias hojas de lechuga previamente lavadas y bien desinfectadas. Luego, vuelve a cubrir el guacamole con hojas de lechuga, sin dejar ningún hueco libre por donde el aire se filtre. Cubre el recipiente con papel film y lleva a la nevera hasta su uso.

2. Una vez preparado el guacamole y antes de servir a la mesa, no te olvides de rociarlo con jugo de limón o con un poco de leche. De esa manera, evitarás que se oxide.

3. Otro de los trucos para que no se ponga negro el guacamole, es colocar el hueso del mismo en el centro de la preparación y cubrir con papel film para que el aire no pase y puedas guardarlo durante algunas horas en la nevera.

Info. La Opinión 

A %d blogueros les gusta esto: