¿EXTENSIONES DE PESTAÑAS? CHECA ÉSTO

Disparates.- Cuando tienes una vida ocupada y vives en una ciudad como CDMX, el tiempo es oro. Y no lo digo para presumir y aparentar que soy muy interesante (créanme, es todo lo contrario), sino porque es la realidad: entre tráfico, trabajo y compromisos, lo único que quieres es poder dormir 5 minutos más. Creo que es algo con lo que muchos nos podemos identificar.

Es por esto que la búsqueda de atajos y maneras de simplificar nuestras rutinas de belleza ha sido uno de mis enfoques más importantes. Personalmente, las pestañas siempre son un reto, por alguna extraña razón me tardo más de cinco minutos arreglándolas, lo cual es bastante. Es un verdadera molestia. Sin embargo, salir sin una gota de mascara de pestañas es un gran no, ya que este paso realmente marca la diferencia.

Es por eso que decidí arriesgarme y probar las extensiones de pestañas. Había escuchado y leído de todo sobre ellas, desde las historias de éxito más buenas, hasta unas de terror realmente espeluznantes. Pero pensé: si mis amigas pudieron, yo también. Todo por unas pestañas lindas.

En ELLE hicimos un poco de investigación y acordamos que Evercil era la opción, recomendada por varias editoras y coordinadoras de belleza. Fui a la sucursal de Interlomas y me atendió José Manuel, un verdadero artesano con la paciencia de un santo. Pero creo que la experiencia completa no tendría un valor real sin que hablara más sobre el proceso, el cuidado y sobre todo, la vida después de la aplicación. Así que les comparto las 7 cosas que aprendí al aventurarme al mundo de las pestañas.

 

#1 El proceso de aplicación puede ser bastante tedioso
Si eres de las personas que se aburren y desesperan rápido, ojo, esto podría ser una tortura para ti. El procedimiento puede durar hasta dos horas, ya que pegan las extensiones sobre cada una de tus propias pestañas, algo que requiere de mucha meticulosidad y paciencia. Básicamente estás acostada con los ojos cerrados, sin poderte moverte mucho, mientras piensas en todos los mensajes y publicaciones en Instagram que te estás perdiendo (FOMO alert!), al menos de que tengas la suerte de quedarte dormido o realmente aproveches ese tiempo para relajarte. Sin duda alguna, la última opción es la que todos deberíamos de tener como objetivo. Yo, la verdad, no lo logré.

 

#2 Los resultados sí son increíbles
Cuando decimos que unas pestañas de impacto hacen la diferencia, no estamos mintiendo. Al principio fue extraño, pero una vez que me acostumbre a su peso y longitud, las amé con toda mi alma por tres razones: puedes despertar con la cara más opaca del mundo, pero las pestañas hacen que aún te veas bonita; te ahorras por lo menos cinco minutos de tiempo en la mañana; y finalmente, les juro que he tenido mucho más éxito ligando desde entonces. Te hacen ver femenina y son muy sexys.

 

#3 Son adictivas
Una vez que ves lo resultados, lo fácil que hacen tu rutina de maquillaje y el efecto que tiene en los demás, las querrás para siempre.

 

#3 Además de mantenerlas lindas porqué no les debe caer agua durante el baño
Shampoo + agua + pestañas largas + imposibilidad de tallar tus ojos = ardor y enrojecimiento por lo menos 1 hora.

 

#4 Jamás intentes quitártelas tu misma
Es importante que acudas a la clínica donde te las pusiste para que las retiren correctamente. Yo intenté hacerlo con una extensión muy larga, que ya me molestaba. Fue mala idea. Me traje conmigo tres de mis pestañas naturales y fue doloroso.

 

#5 Nunca uses productos de algodón para desmaquillar tus ojos
Lo único que lograrás es que se enreden con las extensiones y es muy difícil de quitar sin lastimarlas a ellas y a tus ojos. Lo mejor es utilizar una totalla o una esponja konjac. Honestamente, con las pestañas no necesitas sombras ni delineador, pero si debes hacerlo, recuerda que las formulas con aceite están estrictamente prohibidas (disuelven el pegamento), tanto para el maquillaje como para el desmaquillante.

 

#6 Son un compromiso que va en serio
Por más increíbles que se vean, se vuelven una responsabilidad. Te resuelven la vida en varios aspectos, pero son delicadas y requieren de muchos cuidados. Si decides aplicártelas, ve con un experto que venga bien recomendado. El resultado dependerá de eso 100%, al igual que los retoques cada 15 días, el no dormir sobre ellas y evitar los ingredientes prohibidos. Esto conlleva un cambio de hábitos y tener conciencia de ellas casi todo el tiempo. Así que si prefieres la libertad de hacer lo que quieras con tus ojos, yo te invitaría a que mejor no te las pongas, pues no sólo estarás invirtiendo tu dinero malamente, también pondrás en riesgo tus pestañas naturales.

Evercil
Primera aplicación: $2,400 MXN
Retoque cada 15 días: $380 MXN
5 minutos más de sueño y que todos te digan que tus pestañas son hermosas: no tiene precio

Info. ELLE México 

A %d blogueros les gusta esto: