Empleados habrían impedido la entrada de cuerpos de rescate