GALI NO DA GARANTÍAS A PERIODISTAS EN PUEBLA

Puebla.- A un año del asesinato de nuestro compañero periodista Aurelio Cabrera Campos, nos indigna la pasiva actitud de la Fiscalía General de Justicia del Estado de Puebla, y de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE) de la PGR, pues no hay avances visibles para dar con los verdaderos responsables de este ominoso crimen.

Desde aquí, los integrantes del Colectivo Nacional Alerta Temprana de Periodistas y Defensores de Derechos Humanos lanzamos un enérgico llamado al Presidente de la Republica, Enrique Peña Nieto, y al gobernador del estado de Puebla, Antonio Gali Fayad, para que incrementen los recursos materiales y humanos destinados a la investigación certera del cobarde asesinato del periodista Aurelio Cabrera Campos.

Manifestamos nuestro total repudio al curso que se le han dado a las presuntas investigaciones realizadas por la Fiscalía General del Estado de Puebla, en donde se trata de responsabilizar de ese asesinato a los periodistas Pedro Garrido Juárez y Pedro Garrido Cuevas, quienes están siendo incriminados en base a pruebas hechas a modo por parte de los elementos que tienen a su cargo esa investigación.

Disentimos de las líneas de acción de la Fiscalía General del Estado de Puebla, sobre las investigaciones del homicidio, pues todo se ha hecho en base a una supuesta grabación –que nadie conoce- en donde la víctima habría señalado el nombre de su agresor y hasta las causas aparentes del certero ataque.

Consideramos que todo es un montaje a modo, a fin de dejar fuera de su labor periodística a los dos medios informativos más combativos y críticos del gobierno estatal en la zona norte de Puebla: “El Grafico de la Sierra”, propiedad de Aurelio Cabrera Campos, y “La Voz de la Sierra” dirigido por Pedro Garrido Juárez y propiedad de Pedro Garrido Cuevas.

En este caso, como en otros asesinatos de periodistas ocurridos en diversos puntos del país, la Fiscalía General del Estado de Puebla, ha asumido el “protocolo oficial de investigación de asesinatos de periodistas”, en donde lo primero que se hace es incriminar a otros comunicadores, para desalentar el trabajo periodístico, y posteriormente deslindar el homicidio de una relación directa con el trabajo de denuncia realizado por la víctima.

Otro factor en común asumido por la Fiscalía General del Estado de Puebla, al apegarse al guion del “protocolo oficial de investigación de asesinatos de periodistas”, es la filtración de información confidencial contenida dentro de la averiguación, a través de periodistas a modo, lo que enturbia no sólo las pesquisas, sino la buena imagen de la víctima y de los comunicadores a los que se quiere neutralizar en su labor informativa.

A un año del asesinato de Aurelio Cabrera Campos, denunciamos que en el estado de Puebla no existen las condiciones de seguridad que debería de brindar el Estado para el libre ejercicio periodístico, por lo que vemos con preocupación cómo muchas regiones de la entidad se van convirtiendo en zonas de silencio, a causa de los ataques a comunicadores, en donde ya se apuntan las regiones de la Sierra Norte, la zona de Tehuacán y la región de Tecamachalco.

Por lo anterior, urgimos a los ejecutivos federal y del estado a que asuman sus responsabilidades plenas en cuanto a la garantía de condiciones para el ejercicio periodístico en el Estado de Puebla, y que se lleven a cabo investigaciones serias para dar con el o los verdaderos asesinos de nuestro compañero periodista asesinado el pasado 15 de septiembre del 2016.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: