Hallan una pirámide dentro de otra, Estudiantes de la UNAM.

Obviamente, la casa máxima de estudios del país, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), no podía quedarse atrás en este campo, haciendo un descubrimiento histórico en la pirámide de Kukulkán.

En los años 30 se descubrió la primera subestructura dentro de la pirámide localizada en Chichén Itzá. Pero ahora, y gracias a una tomografía eléctrica tridimensional, estudiantes de la máxima casa de estudios han encontrado otra estructura más.

La tecnología utilizada para hacer este descubrimiento, fue desarrollada por el equipo de René ChávezSegura, Gerardo Cifuentes Nava y Estaban Hernández Quintero, de IGF; Andrés Tejero Andrade, de la FI; y Denisse Argote, del INAH.

Está técnica no invasiva consiste en colocar detectores alrededor de los diferentes cuerpos de la pirámide (10 en total, tomando en cuenta la base) y enviar corriente eléctrica al subsuelo mediante una serie de electrodos, que también permiten la medición de manera simultánea de la diferencia potencial, finalizando con la resistividad del subsuelo.

Gracias a estas mediciones se detectó una subestructura por debajo de la primera, donde se observa a una rampa y a la probable existencia de un adoratorio.

Utilizando estudios de termoluminiscencia y de fechamientos absolutos, se determinó que el periodo habitacional más importante de Chichén Itzá se divide en tres etapas: de 550 a 800 d.C., correspondientes a una etapa de “mayas puros”; de 800 a 1000, momento transicional, cuando llegan pobladores del centro de México y comienza el estilo maya-tolteca; y por último, del 1000 a 1300, d.C.

Con esto, han determinado que esta subestructura pertenece al periodo de “mayas puros”, mientras que la estructura descubierta en los 30, pertenece al periodo de transición.

Link Info

A %d blogueros les gusta esto: