LA LLUVIA DORADA

Disparates.- No hablamos de esa canción famosa llamada: “Singing in the rain”. Lo que sí podemos decirte, es que muchos consideran que esa canción describe a la perfección cómo los hace sentir la lluvia dorada: “what a glorious feeling, I’m happy again (qué sensación tan gloriosa, soy feliz de nuevo)”.

Si desconoces de lo que hablamos, aquí te lo explicamos con lujo de detalle. La lluvia dorada, como su nombre lo indica, se trata de orinar encima de la otra persona o ser orinado por alguien más. Si levantaste las cejas y dijiste: “ew, ¿a quién diablos le prendería la llama de la pasión algo así?”, entonces te conviene seguir leyendo, al menos por pura curiosidad.

URO… ¿QUÉ?

El nombre oficial de esta práctica es “urolagnia”. Es un fetiche enfocado en la orina y en la micción. Puede ser que a una persona le excite ver a otra persona orinar, que lo orinen, orinar sobre alguien más u orinarse encima. O sea, en resumidas cuentas, todo lo que tenga que ver con este líquido dorado.

Entrevistamos a la sexóloga Eugenia Flores, quien tiene un máster en Educación Sexual y Sexología y que además imparte diferentes talleres de erotismo, para que nos platicara a detalle de qué se trata esta práctica.

“Los sexólogos la conocemos como particularidad erótica, es decir, es un gusto particular de muchos individuos. Se cree que hay pocas personas a las que les gusta ese tipo de prácticas, pero en realidad es más común de lo que se piensa. Son cosas que suelen no hablarse porque les da vergüenza”.

Ahora bien, Eugenia nos dijo algo muy interesante: “el que suele pedirlo es quien solicita ser orinado encima, aunque también hay quienes piden orinar sobre la otra persona. Se convierte en un juego que tiene rasgos de sumisión y dominación en el que ambos deben estar de acuerdo. El factor más importante es que los dos los disfruten”.

¿SERÁ?

Es como el dicho: no puedes decir que no te gusta, si no lo has probado. Esta práctica puede formar parte del jugueteo previo, “tiene un aspecto lúdico porque me enseña mucho de mí mismo y de mi pareja. Nos permite descubrirnos. Si a alguno le apetece, es muy importante dialogarlo para llegar a un acuerdo”. Claro, si no le late a alguno, no están obligados a hacerlo.

No todo es color de rosa. Existen algunos riesgos, como nos dijo Eugenia. “Hay algunas personas que beben los orines o que desean que les caiga en el rostro, lo cual haría que entre en contacto con las mucosas de la boca y de los ojos”.

LA ORINA PUEDE CONTENER BACTERIAS, ASÍ QUE HAY QUE TENER CIERTAS PRECAUCIONES Y EVITAR BEBERLA O QUE LLEGUE A ESTAS ZONAS.

¿CÓMO HACERLO?

Pueden probar durante la relación sexual. Si les preocupa es el sanquintín que se armaría después por el reguero, entonces pueden hacerlo en algún lugar en donde puedan limpiar cómodamente, como puede ser el baño, o bien, en la cama con una bolsa de plástico sobre la cama para no mojar de más…

Lo importante es que no se claven con los prejuicios, sino en las sensaciones que les produce sentir este líquido sobre sus cuerpos. La complicidad y la ruptura de la monotonía pueden ser los mejores pretextos para probarlo.

Info. Hablemos de sexo

A %d blogueros les gusta esto: