LA REALIDAD VIRTUAL Y SUS PEQUEÑOS PERO AGIGANTADOS PASOS

El anuncio de unas nuevas gafas de realidad virtual ya no sorprende tanto como hace unos años, cuando Oculus Rift comenzaba a distribuir sus primeros packs para desarrollo y era casi todo un lujo poder probarlas. Sin embargo, los pequeños avances que se están generando en el mercado marcan cada vez más la dirección de esta tecnología.

Los nuevos horizontes marcados para las compañías en el desarrollo de la realidad virtual pasan por varios puntos: sistema de funcionamiento inalámbrico e independiente; la alta definición, para ver los contenido en 4K e incluso ya, se habla del 8K; el escaneo del entorno para “virtualizarlo”; la combinación con hologramas… Puede sonar a ciencia ficción, pero paso a paso, se está cada vez más cerca de ese futuro de película que a veces se ve en el televisor.

Compañías como HTC por ejemplo, ya tienen un modelo inalámbrico, las gafas de realidad virtual HTC Vive Pro. Pretenden dar más independencia de movimiento al usuario, son más cómodas y al ser inalámbricas, no dependen de cables conectados al ordenador o la corriente.

Lenovo, con la colaboración de Google, está desarrollando un modelo nuevo de gafas de realidad virtual que no necesite siquiera depender de un ordenador o un teléfono móvil. Aunque están aún puliendo el sistema, son capaces de adaptarse, de forma limitada, al entorno del usuario y detectar el movimiento de este y cuentan con apps integradas. Es sin duda un primer paso para su uso en determinados ambientes y sectores.

Otra tendencia en el sector es la combinación de la realidad virtual con los comandos por voz y la inteligencia artificial. Google ya quiso intentarlo con sus Google Glass. Sin embargo, llegaron demasiado pronto y cayeron en el olvido y la inutilidad. Ahora, parece que es el momento de poder pedirle a las gafas que nos muestre delante el camino del GPS o que tome una foto por nosotros. Aunque hay varias compañías que ya están experimentando con ello, incluso integrando el asistente de Amazon, Alexa, siguen siendo ideas algo remotas y lejanas para el usuario de a pie.

Oculus, de nuevo en cabeza con sus nuevas gafas de realidad virtual

Tras ser los pioneros, empresas como HTC les pasaron por encima y Facebook les mantuvo a salvo cuando Mark Zuckerberg se hizo con la compañía. Ahora tienen preparadas sus Oculus Go, unas gafas de realidad virtual independientes, con control de movimiento que permite cierta libertad y que, además no se presentan con un precio prohibitivo.

Incluyen ya una resolución mejor que el OLED y tienen el sonido integrado, a diferencia de otros modelos como el de PlayStation. Su funcionamiento consiste en cargar directamente las aplicaciones en el sistema operativo de las gafas y este modelo es compatible con el catálogo de apps de realidad virtual de Samsung Gear VR. Por tanto, se podrán usar para ver contenidos audiovisuales y jugar desde el primer momento de su salida.

Los contenidos de realidad virtual, el principal lastre

Cada vez más se crean contenidos específicos para este tipo de plataformas, pero aún no se da el gran salto en inversión para llevar a cabo una creación en masa. Se pensaba que su proliferación llegaría con los videojuegos, pero no ha sido el caso. Más bien, han sido las aplicaciones culturales de la tecnología las que han impulsado esta industria. Documentales, visitas a museos, poder ver sitios como si se estuviera en ellos… son el tipo de experiencias que han dado un poco más de vida a la realidad virtual.

Los próximos dos años serán clave para conocer si realmente estos pequeños pasos llevan al usuario a decantarse por imponer esta tecnología en su hogar.

INFO/ NCYT

Facebook Comments

A %d blogueros les gusta esto: