LOS NIÑOS MÁS TERRORÍFICOS DEL CINE

Disparates.- El pequeño Danny Lloyd, quien representara a “Danny” en El resplandor, tenía sólo seis años cuando fue elegido por Stanley Kubrick para actuar en la mítica cinta. Como era de esperarse, a su corta edad, el joven actor no tenía idea que estaba rodando una de las cintas de horror más escalofriantes de la historia.

Sin saberlo, se convirtió en un ícono mundial e inolvidable de una de las películas más importantes en la historia del género. Aunque Danny no es un personaje que inspire terror —al contrario, personifica la sensación de los espectadores del filme, quienes la miran indefensos y abrumados— la figura infantil en este tipo de películas ha estado presente desde siempre.

Los niños tienen algo de siniestro dentro de toda la dulzura que pueden inspirar y quizá justo esa sea la razón por la que han encarnado los personajes más tétricos de estas historias. Tal como muestran los siguientes infantes que nos han atormentado en nuestras peores pesadillas:

Gage — Miko John Hughes

 Pet Sematary (1989)

Mary Lambert

El pequeño Gage Creed, el hijo de Louis y Rachel, un matrimonio que se muda a un pequeño pueblo debido a cuestiones de trabajo, es un niño normal; completamente ajeno a lo que ocurre a su alrededor, feliz y juguetón. Sin embargo, un mal día es víctima de un descuido de sus padres quienes no ven que el pequeño se aproxima velozmente hacia la carretera. Sin poder hacer nada por evitarlo, un camión lo arrolla y termina con su vida. La familia se conmociona por completo, el padre —en completa desesperación— opta por una descabellada idea para regresar a Gage a la vida, sin saber lo diabólico que será cuando reaparezca en su vida.

Rhoda Penmark — Patty McCormack

The Bad Seed (1956)

Mervyn LeRoy

Rhoda es una niña bien educada, amada y cariñosa. Tiene apenas 8 años y una vida aparentemente privilegiada. De pronto, en su pequeño pueblo, comienzan a suceder asesinatos inexplicables. El comportamiento de Rhoda es extraño pero nadie pensaría que ella tendría algo que ver. Por una casualidad, su madre comienza a percatarse que su hija podría ser la violenta culpable.

Esther — Isabelle Fuhrman

Orphan (2009)

Jaume Collet-Serra

Una pareja intenta rehacer su vida tras la pérdida de su tercer hija. Deciden que es buena idea adoptar a una niña para restablecer la normalidad a sus vidas. En un orfanato local conocen a Esther, una pequeña angelical, cariñosa y madura. Las cosas van transformándose poco a poco desde que llegan a casa. El comportamiento de Esther comienza a ser desconcertante y todo alrededor parece salirse de control. Poco a poco la horrible verdad sobre quién es la niña que han llevado a casa sale a la luz y es imposible escapar de ese terror.

*

Samara — Daveigh Chase

The Ring (2002)

Gore Verbinski

Una adolescente muere de manera misteriosa y otra, su amiga, termina en el psiquiátrico. Debido a su cercanía familiar, Rachel Keller comienza a investigar el caso. Descubre una extraña cinta que mira aterrorizada, a los minutos suena el teléfono y una voz advierte que le quedan sólo siete días de vida. Tras investigarlo, descubre que Samara es la hija adoptiva de Anna y Richard Morgan, al parecer, la joven se había sido asesinada de manera cruel y desde entonces buscaba una manera de vengar su muerte.

Alice — Paula Sheppard

 Alice, Sweet Alice (1976)

Alfred Sole

Alice es una niña de apenas 12 años, pero los celos hacia su hermana la ha convertido en un ser despiadado y cruel. En la víspera de la primera comunión de la pequeña Karen, la niña comienza a tener una actitud sumamente extraña y preocupante. Con una máscara y un impermeable amarillo, comete diversos crímenes desconcertantes, convirtiéndola en uno de los seres más aterradores del género.

Regan Macneil – Linda Blair

 The Exorcist (1973)

William Friedkin

Esta es una de las películas clásicas del terror universal. En la década de los 70, Regan MacNeil sufre una posesión demoniaca. Esta historia, según William Peter Blatty, está inspirada en un hecho real: el caso de una niña de 14 años de edad que, en 1949, fue exorcizada por un par de sacerdotes. La interpretación de Blair, unida a unos excelentes efectos especiales (para la época) simplemente la hacen aterradora.

Damien — Harvey Stephens

The Omen (1976)

Richard Donner

De apenas 6 años, Damien ha sido uno de los niños más aterradores de la pantalla grande. Es el hijo adoptivo de Katherine y Robert, quienes perdieron a su hijo luego de nacer. Un sacerdote convence a Robert para adoptar a un niño que ha quedado huérfano luego que su madre muriera durante el parto. Al llegar a casa e intentar llevar una vida normal, pero sucesos extraños comienzan a atormentarlos. Suicidios, crímenes y crueles misterios desencadenarán un descubrimiento sobre Damien que cambiará todo de manera radical.

¿Qué tendrán los niños que pueden inspirar temores tan profundos? ¿Por qué dentro de toda la dulzura y belleza que emanan, el cine obtiene elementos siniestros y horribles? Algunos críticos han contestado que esto se debe justo a que sus indefensas cualidades logran un efecto desconcertante en nuestras mentes, de ahí la potencialización del miedo.

Además, un niño es impredecible y escurridizo; tiene la capacidad de manipular sin siquiera planearlo, conmueve de manera profunda y real. La maldad toma otra dimensión cuando se disfraza de ternura.

Info. Cultura Colectiva

A %d blogueros les gusta esto: