En Texmelucan y Huejotzingo la lluvia de ceniza cubrió de gris el zócalo, casas, autos y algunos adornos patrios; en la capital poblana, la ceniza cayó en colonias como Francisco Villa, Pino Suárez y La María