MÉXICO ACEPTA FUSIÓN ENTRE DISNEY Y FOX

MÉXICO ACEPTA FUSIÓN ENTRE DISNEY Y FOX

El pleno del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) aprobó la compra de los activos de Twenty-First Century Fox, Inc. por parte de The Walt Disney Company, pero esta adquisición estará sujeta al cumplimiento de ciertas condiciones para asegurar la competencia en beneficio de los consumidores.

Por tratarse de una concentración internacional, sus efectos fueron analizados por las autoridades en materia de competencia económica en los distintos países donde operan estas empresas […] En México, la operación fue sometida al análisis y la decisión del IFT, por los efectos que pudiera tener en los mercados que pertenecen a los sectores de telecomunicaciones y radiodifusión

informó el órgano regulador en un comunicado.

En los últimos años, la creciente guerra entre los titanes de la industria del entretenimiento ha traído consigo fusiones entre grandes compañías que, por sí mismas, ya eran dueñas de una gran rebana del pastel en algún sector clave del mercado de la radiodifusión o las telecomunicaciones. Se trata de alianzas que hace sólo unas décadas habrían sido impensables no sólo por sus dimensiones, sino por sus implicaciones técnicas y legales.

¿Qué significa esto para los consumidores? Simple. Las distribuidoras, las compañías de cable y las empresas telefónicas ya no son meros vehículos, ahora, tienen también la capacidad de crear una cantidad considerable de contenidos. Tal como sucedió con la reciente adquisición de AT&T y Time Warner: un distribuidor de servicios de telefonía celular e internet y un creador de contenidos multimedia, respectivamente.

Regresando a Disney y Fox, en junio del año pasado, la compañía del ratón derrotó en la negociación a Comcast y acordó comprar los activos de cine y televisión de 20th Century por $71.3 mil millones de dólares. Para ambas empresas, México era el último obstáculo importante para concretar el acuerdo, por lo que Disney espera que la unión de los dos estudios pioneros de Hollywood se vuelva efectiva el 20 de marzo.

Sin embargo:

La concentración involucró diversas actividades económicas y se identificaron riesgos a la competencia en dos mercados que corresponden a la provisión y licenciamiento de canales restringidos para la TV de paga en las categorías de contenido de deportes y fácticos (que incluye programas culturales, documentales y realities)

Dijo el IFT.

Por ello, la aprobación estará sujeta al cumplimiento de una serie de condiciones, las cuales son similares a las planteada por los órganos reguladores en el mercado europeo y el brasileño.

Una de las principales preocupaciones en América Latina tiene que ver con el monopolio de las señales deportivas. Con la fusión, Disney tendría en su poder los canales de Fox Sports y ESPN, todos con amplio alcance y audiencia. Como medida, el IFT resolvió la desincorporación o venta de todos los activos de Fox Sports en un plazo de seis meses (prorrogables por un periodo similar sólo con causas justificadas). Esto incluye: derechos de transmisión, contratos vigentes, bienes muebles e inmuebles, entre otros.

Mientras esa venta se concreta, Disney no podrá licenciar a ambos canales ni adquirir o producir contenido deportivo en conjunto. La compra por parte de un tercero se debe hacer bajo condiciones de viabilidad, pues la casa de Mickey Mouse no puede recomprar todo o en parte el negocio en, al menos, 10 años. Asimismo, durante 3 años ambas partes no podrán reclutar a personal clave del negocio desincorporado; no podrán incrementar su oferta de canales deportivos y se deberá permitir al comprador el uso de la marca “Fox”.

La segunda condición esta relacionada con los canales fácticos como A&E, History, H2 y Lifetime, pertenecientes a Disney; así como National Geographic y Nat Geo Wild de Fox. En este caso, el IFT resolvió negar a consejeros o directivos relevantes de Disney en Grupo A&E tomar decisiones en la venta de o distribución de contenidos. El licenciamiento de cada uno de estos canales de ambas partes debe ser autónomo.

La fusión entre Disney y Fox tiene como objetivo competir en las mejores condiciones posibles (a partir de la adquisición de múltiples títulos de populares franquicias) con los gigantes tecnológicos que han revolucionado la industria fílmica y de televisión: Netflix, Apple, Amazon, Google y Facebook en la distribución de contenido multimedia a través de diferentes plataformas.

INFO:PLAYVIEW

Facebook Comments

A %d blogueros les gusta esto: