NO A MODELO ECONÓMICO FRACASADO: PEÑA NIETO

Lima, Perú.

Con un rechazo tajante a toda posibilidad de regresar a los esquemas del Estado intervencionista en la economía porque eso representa pasos en reversa acelerados, el presidente Enrique Peña Nieto inició su participación en la octava Cumbre de las Américas. Crecer toma tiempo y cuesta mucho trabajo, pero retroceder es muy fácil cuando se toman políticas equivocadas y de un pasado fracasado, advirtió.

Asimismo, la Presidencia informó que se recibió y aceptó la solicitud del vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, de reunirse hoy con el jefe del Ejecutivo.

Pence vino a Perú con la representación del jefe de la Casa Blanca, Donald Trump, quien suspendió el viaje –que incluía una visita a Colombia– argumentando su atención al conflicto en Siria.

En un comunicado de dos párrafos, Los Pinos señala que la intención de Pence es dialogar sobre el estado y perspectivas de la relación bilateral entre México y Estados Unidos.

Se agrega que el gobierno de México reafirma la indeclinable voluntad del presidente Peña Nieto para lograr acuerdos benéficos para ambos países, siempre mediante el diálogo respetuoso y constructivo.

Hasta el cierre de esta edición, la Presidencia tenía agendado el encuentro a las 10:46 horas. Sin embargo, los acontecimientos derivados del ataque de Estados Unidos y sus aliados a Siria mantenían a la expectativa a las autoridades mexicanas sobre la realización de tal reunión.

Por otra parte, el mandatario también tuvo un encuentro bilateral con el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, con quien resolvió continuar el trabajo técnico para avanzar en los capítulos pendientes de la negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), “con miras a lograr un acuerdo que beneficie a los tres países’’, indicó la Presidencia.

Puerta abierta a Washington

Al mediodía, en el foro empresarial previo al inicio de los trabajos de la cumbre, el presidente Peña había respondido a las expresiones de Trump respecto de la posibilidad de repensar el regreso de Estados Unidos al Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (TTP11), señalando que la puerta está abierta para que Washington aproveche las ventajas de ese acuerdo.

Una vez más, reafirmó la vocación por la apertura comercial, pues el país no cree en el aislamiento ni en el proteccionismo, sino en la apertura y en la competencia con el mundo.

Pero donde fue rotundo fue en su censura a los que llamó modelos fracasados del pasado que sólo llevaron –dijo– al sobrendeudamiento y las crisis económicas permanentes, como es el de la intervención económica del Estado. Son pasos en reversa acelerados, expuso el mandatario durante su participación en un foro empresarial previo a los trabajos de la cumbre y donde estuvo también su homólogo de Colombia, Juan Manuel Santos.

Así, al reivindicar la política económica vigente, el mandatario añadió: hoy México está ante la oportunidad de seguir avanzando al amparo de este modelo económico (donde) dejamos de ser el Estado intervencionista, dejamos de ser el Estado muy dependiente del ingreso petrolero… y hoy exporta manufacturas complejas, tiene mano de obra calificada y genera productos que compiten en el mundo.

Ese es el modelo que permite que haya más empleos, crecimiento económico y oportunidades para la sociedad, exaltó el jefe del Ejecutivo.

Asimismo, hizo una amplio reconocimiento al capital privado mexicano y extranjero por haber tenido confianza para invertir en el país, pero también les aseguró: “tengan siempre confianza y crean que el futuro será promisorio a partir de lo que cada uno aporte con su talento, creatividad e iniciativa para ser parte creadora de su nación’’.

INFO. www.jornada.unam.mx

 

Facebook Comments

A %d blogueros les gusta esto: