Primera cirugía de mínima invasión en corazón, se realiza con éxito

PUEBLA, PUE.- Gracias a la infraestructura, equipamiento, pero sobre todo al equipo de médicos  en cardiología certificados, se llevó a cabo con éxito la primera cirugía de mínima invasión en corazón en la Unidad de Hemodinamia de la Secretaría de Salud del Estado de Puebla (SSEP), con lo que una vez más la entidad se coloca a la vanguardia en materia de salud en beneficio de las y los poblanos afiliados al Seguro Popular.
Se trata del primer procedimiento de este tipo que se realiza en la entidad -así como en la región Sur Sureste del país- para corregir un defecto de nacimiento en una paciente de 20 años de edad, conocido como comunicación interauricular; intervención que permitirá una recuperación en menor tiempo a todos aquellos pacientes que a partir de ahora sean candidatos para una operación similar
De esta forma, Puebla es uno de los cuatro estados del país -junto con la Ciudad de México, Nuevo León, Jalisco- que cuenta con médicos certificados para realizar una cirugía de mínima invasión, lo que permitirá resolver diversos padecimientos del corazón.
Al respecto Luis Rubén Barragán Gárate -cirujano cardiotorácico adscrito a la Unidad de Hemodinamia del Hospital General “Dr. Eduardo Vázquez Navarro”- explicó que anteriormente en este tipo de operaciones era necesario abrir el pecho del paciente, lo que significa causar una herida grande, dolorosa y requería de más de una semana de recuperación, sin embargo, a partir de ahora, como en el primer caso, se realiza una apertura de aproximadamente cinco centímetros, por un costado del pecho para realizar la cirugía, cuyo resultado facilita la recuperación.
 
Esta cirugía, como todas las que se han realizado en la Unidad de Hemodinamia durante la actual administración, fue cubierta por el Seguro Popular y gracias al equipamiento con el que cuenta la Secretaría de Salud, del instrumental específico, así como el equipo médico certificado, la intervención se llevó sin que representara ningún gasto para la paciente ni su familia, indicó el especialista.
Lo más importante en este caso, precisó Barragán Gárate, es que la paciente salió de la sala consciente, respirando con normalidad -sin apoyo externo-, no requirió transfusión sanguínea, actualmente se encuentra estable, muestra dolor mínimo y con una recuperación favorable, lo que permitirá que en las próximas horas pueda ser dada de alta para que en unos meses esté totalmente recuperada y pueda continuar con sus actividades cotidianas con una mejor calidad de vida y sin riesgo para su salud.
A diferencia del procedimiento convencional, en el que el paciente tarda una semana o más para ser dado de alta, con este tipo de intervenciones la recuperación requiere menor tiempo y reduce las posibles complicaciones para los pacientes.

Facebook Comments

A %d blogueros les gusta esto: