PUNTOS DE OBSERVACIÓN: “EL GRAN CONFINAMIENTO” Por Ceci Doger

 

PUNTOS DE OBSERVACIÓN: “EL GRAN CONFINAMIENTO”

Mtra. Cecilia Doger Amador.

Tal parece que la aparición de un nuevo corona- virus con un grado de letalidad en promedio de 6.4 % ,una cifra bastante reducida, si comparamos que en el mundo al año mueren 8 millones de personas por el consumo del tabaco y varios millones más por desarrollar enfermedades pulmonares asociadas, cifra bastante normal ante la reciente aparición del mismo y el proceso de inmunización  que la sociedad debe cubrirante el ya tan nombrado SARS-CoV-2.

Al parecer la capacidad de diseminación y contagio de la enfermedad COVID-19 ha sido el pretexto perfecto para reorganizar la hegemonía mundial y dar paso a un nuevo paradigma.

Pero, ¿Qué entendemos por hegemonía? según Gramsci la hegemonía es el proceso en el cual se busca imponer otro escenario social con la pena de acabar con la estructura social anterior.

La nueva estructura social se construye a través de consenso sociales en dos dimensiones la primera a través de la implantación de ideas de una clase dominante y la segunda con la aceptación de estos valores, que la clase subordinada los adquiere como suyos.Puebla falló en cuarentena, hoy es quinto estado con más contagios

Esto se logra través de diversos mecanismos, principalmente:  educación, religión y medios de comunicación.

Hoy somos testigos del control que ejercen los medios de comunicación y la permeabilidad que tienen ante la sociedad que pone en nuestro campo de estudio este gran experimento social  en donde un nuevo orden se empieza a esbozar.

Ante la presencia del SARS-CoV-2 y la enfermedad que causa COVID -19 se ha creado el caldo de cultivo perfecto para generar nuevos consensos sociales. Los intereses de algunos grupos dominantes queliderados por organismos internacionales (OMS) se han impuesto a las políticas particulares en materia de salud, que cada país podría dictaminar, de acuerdo a el tipo de población e infinidad de variables que se podrían estar analizando para actuar a las condiciones de cada país como cultura, hábitos, alimentación, niveles económicos etc., y han permeado de tal forma que más de 3 mil millones de personas se encuentran en confinamiento con una sensación de terror apocalíptico, que ha paralizado al mundo.

El 20% de casos de coronavirus en Sonora es personal de salud

Y así sin ningún cuestionamiento la humanidad ha aceptado la estructura que se empieza a imponer encima de toda natura económica y social hasta ahora conocida. El confinamiento.

En esto consiste la Fase 3 declarada este día para México

El confinamiento, ahora es el elemento de protección de la vida, ahora la socialización es un tema hasta pecaminoso debido a que el visitar a una persona y tener contacto con ella asegura la “muerte”,  así  los vínculos entre las personas son un asunto aterrador, ya que se introduce en la mente el paradigma en el que puedes andar por la calle como un “Infectado”, tal parecería que el individualismo  se refuerza y el modelo neoliberal tan cuestionado se incrusta en nuestro ADN, porque ante todo es el sálvese quien pueda.

Y entonces en el mundo de lo absurdo surgen los ataques a los médicos protectores de la vida y los principales soldados para librar esta batalla, surgen la discriminación hacia grupos de población que no tiene la posibilidad de auspiciar el confinamiento, ataque a los migrantes, porque puedes ser los “infectados”, ataque a la pobreza que no permite la individualización, el teletrabajo, las nuevas formas de convivencia a distancia, así en este proceso  se enfrentan dos mundos entre la retórica del salvemos la vida y la del mundo que a diario lucha por mantenerla.

ONU advierte sobre que pandemia empeorará la crisis alimentaria

Zonas sin servicios básicos, agua, luz, electricidad, violencia intrafamiliar, feminicidios, crimen organizado, zonas rurales e indígenas en donde el confinamiento es imposible, entonces la biopolítica que se ejerce ante esta pandemia y es aceptada de manera natural y por sentido común nos invitaentonces a proteger el cuerpo, el individuo, sin rostro, pero  olvida que no solo somos cuerpo somos seres sociales, que necesitamos del otro para coexistir.

 

No somos el virus, no somos el computador, somos seres sociales que se mueven, fluyen, viven y mueren. Caminemos hacia el reconocimiento de lo que somos y busquemos las soluciones en conjunto para todos, para todas, para transformar y dar rostro a la humanidad.

Facebook Comments

A %d blogueros les gusta esto: