¡QUÉ BUENO QUE YA SE VAN! PERO ANTES ¿Y EL DINERO DE LA RECONSTRUCCIÓN?

Con una Ciudad fracturada, no sólo social sino también literalmente, con los millones de pesos para la reconstrucción que jamás “aparecieron”, hoy, el Jefe de Gobierno muestra más su megalomanía que su humanidad al empeñarse en invertir más de 19 millones de pesos en un Memorial en “honor a las víctimas.

Hoy, la organización Mexicanos Unidos por el 19s entregará a José Ramón Amieva una petición vía change.org en la que solicita que esos recursos, junto con el llamado “fondo perdido” se utilicen para la reconstrucción.

El dinero donado “se perdió”, según declararon en su momento funcionarios.

El error (o no, según desde que interés se vea), es no haber proporcionado una vivienda provisional segura a los damnificados e iniciar cuanto antes el proceso de reconstrucción, por el contrario, los mecanismos “legales” utilizados permitieron que la corrupción y la opacidad “desaparecieran” el dinero como un gran acto de magia, digno del mejor teatro.

Mientras tanto, los damnificados tuvieron que organizarse para exigir su derecho y que no se les devuelva con deuda el patrimonio perdido.

Las construcciones, por supuesto, no han parado y día con día vemos enormes edificios surgir en terrenos donde los servicios apenas alcanzan para los que ya están asentados.

Buen negocio éste de las constructoras y por supuesto de nuestro glorioso ex Jefe de Gobierno Miguel Ángel Mancera, ahora por cierto en campaña al Senado, porque…no hay que dejar la política, ¿verdad?
Mientras esto sucede, 1700 predios están dentro de esta organización Damnificados Unidos de la Ciudad de México; sus integrantes, han tenido que dormir a la intemperie para cuidar de la rapiña lo poco que les quedó, dentro de sus inmuebles a los que se les impidió el paso; más temblores, lluvia, granizo, frío, hambre y estrés post traumático es parte de lo que han enfrentado los damnificados que, a medida que pasaba el tiempo, vieron irse poco a poco la ayuda civil que los apoyaba.

Ahora, solos pero unidos, los damnificados exigen frenar la burla que implica dicho memorial.
“La megalomanía es una condición psicopatológica caracterizada por fantasías delirantes de poder, relevancia, omnipotencia y por una hinchada autoestima”. Esta es parte de su definición y ajusta perfectamente con lo que representa la absurda idea del “Memorial”.

Así nuestras leyes y los que las aplican, así nuestros políticos que, aunque barnicen de oro la mierda, ésta, en el fondo, no deja de serlo.

Gente que vive en otro mundo y que se llena la boca al decir: “hemos creado millones de empleos”, sin aclarar que estos “empleos”, son informales;  que alega que la economía del país ha crecido, pero no dice que las concesiones a mineras, refresqueras y otras mega industrias extranjeras están acabando con la población (literalmente) y con nuestros recursos.

Gente que cree que a través del discurso manipulado, van a convencer al pueblo al estilo de los 60‘s y pasa de largo que nos roban y nos matan cada día y piensa que no nos damos cuenta.
Gente que ha hecho del poder su trono y del pueblo su feudo, mientras soportamos una deuda externa inusitada y lo poco que nos queda lo rematan antes que llegue el nuevo gobierno, en la máxima expresión del “Año de Hidalgo”.

Gente, políticos, que se han enriquecido a costa del pueblo que sigue viviendo con un salario que no alcanza para cubrir la miserable canasta básica.

Y entre esto, la burla de un “Monumento a los Caídos” a la mexicana. Un “Memorial” de 19 millones de dinero suyo y mío, 19 millones estúpidamente propuestos para algo que no tiene ningún sentido.
Así los que nos “gobiernan”, con su ceguera, su carencia de empatía y de servicio público. Así en nuestro México, tan dolido y tan jodido. La verdad, ¡qué bueno que ya se van!

INFO/ EL CUBO

Facebook Comments

A %d blogueros les gusta esto: