SENTIR CELOS NO ES SINÓNIMO DE AMOR

Disparates.- Sería bastante contradictorio que yo diera aquí consejos de cómo llevar esta situación, cuando lo que hice fue mandarlo a recoger papas al campo.

Bueno, quién sabe, quizás ése sea el mejor consejo que se puede dar, pero vamos a profundizar en el apasionante mar de los celos en el que tanto nos gusta bañarnos,  jugar, navegar y hundirnos…

Y no estoy hablando de hombres celosos. En eso las mujeres somos unas expertas y más bien hemos llevado de cabeza a más de uno.

¿Celos románticos? 

El último estudio sobre celos que he podido encontrar viene desde España y con el sorprendente resultado de que un 73,3% de los adolescentes ha escuchado a alguna persona mayor cercana decir que “los celos son una expresión de amor”. No digo yo que un arranque apasionado como preámbulo de un coito salvaje no tenga su encanto, pero ¿es verdad que quien te quiere te cela?

No sé quién fue el sádico al que se le ocurrió que “eres todo mi mundo” es romántico. Pero NO, es dependiente. Dependiente y enfermo.

Como explica la psicóloga Silvia Ramos en La verdad de los celos, estos son una respuesta al temor a perder algo que se posee. En este caso, nuestra pareja tiene miedo de perdernos a nosotros. ¡¿Qué hermoso….?!

EN PRIMER LUGAR TENGO UN PROBLEMA CON EL CONCEPTO “POSEER”.

Lo que hay que dejar claro en una relación es que es totalmente libre, y si estás con esa persona es por decisión propia. ¡Deja los celos!, porque cuando decidan dejarte, poco podrán hacer los ataquitos para cambiar la situación.

Circulo vicioso

En segundo lugar, los ataques de celos son sólo una búsqueda de autoafirmación – “Dime otra vez que me quieres”. Y nosotros, como idiotas, creemos que nuestra pareja está necesitada de seguridad y ruega amor como un niño huérfano. Y nosotros le seguimos la rima las veces que hagan falta.

¿Cuán positivo es caer en ese juego? ¿Asegurar una y otra vez que le queremos no es fomentar su inseguridad? Yo digo que sí. ¡Con la cantidad de cosas diferentes de las que hablar y hacer! ¿No es cansado tener la misma conversación – “¿por qué bailaste con otro”, “pero si yo sólo te quiero a ti, cariño” – después de cada fiesta?

El Instituto Mexicano Nacional de Estadística y Geografía INEGI clasifica los celos excesivos dentro del concepto maltrato emocional, del cual han sido víctima un 41,9% de los jóvenes participantes en la última Encuesta Nacional de 2010. Cuando veo estas cifras la niña dentro de mí, que un día soñó con un mundo mejor, llora.

Celos digitales

Porque nuestra generación no sólo no ha superado ese concepto de relación posesiva sino que le hemos añadido toda una nueva dimensión digital: Facebook, Whatsapp… también conocidos por “¿quién es la rubia teñida que te ha dado Me gusta a esa foto” y “¿por qué has tardado 3 horas y 4 minutos en contestarme mi mensaje?”.

Sea en internet o sea en vivo y en directo, los celos son un eslabón más en la cadena entre el compromiso y la independencia en la que todos nos tenemos que balancear en cada relación.

Yo, por ejemplo, al próximo que me diga: “no es que no confíe en ti, es que no me fío del otro, deja de hablarle” en vez de mandarlo a la agricultura – tan analógico – lo mando a cerrar sesión y olvidar Usario y contraseña.

Info. Hablemos de sexo

A %d blogueros les gusta esto: