TE DAN ‘GATO POR LIEBRE’ SÓLO POR NO LEER…¡DE ESTA FORMA PIERDES TU DINERO!

ARTÍCULO.- Todo comenzó cuando leí la etiqueta de ingredientes de una infusión de melocotón y fruta de la pasión.

Ese día me di cuenta de que estaba comprando todo, menos una infusión de los frutos que prometía.

Al leer la etiqueta de ingredientes supe que el producto tenía mucho de todo y menos de lo que publicitaba.

De ambos frutos sólo tenía “aroma” y “trozos”; sin embargo, el “aroma” de melocotón estaba listado como el sexto ingrediente y el aroma de fruta de la pasión, como el noveno.

En cuanto a los trozos, estaban listados en el décimo segundo y décimo tercer lugar de 14 ingredientes.

 

 

¿Por qué me preocupa el número de ingredientes y qué posición ocupa cada uno en el listado?

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), en los alimentos empacados “deberán enumerarse todos los ingredientes por orden decreciente de peso inicial (m/m) en el momento de la fabricación del alimento”.

Esto quiere decir que el primer ingrediente en la lista es el que más abunda en el alimento, así como el último en la lista, es aquel que tiene menor presencia en él.

Si recordamos que los trozos de ambas frutas son 12 y 13 de 14 ingredientes, hablamos de un producto altamente procesado y que, entre su composición, no abunda el o los ingredientes que deberían ser los principales.

Tal vez te preguntes, ¿esto qué tiene que ver con mi dinero?

En realidad, mucho. Cuando pagas por un alimento (en especial si es una cantidad considerable) esperas recibir lo que buscas, lo que tienes en mente y no que te den “gato por liebre”.

Como yo, podrías pagar un alto precio por una infusión que resulta ser una gran combinación de diversos frutos y plantas que están mucho más presentes en ella que el ingrediente supuestamente principal.

 

¿No sería mejor elaborar entonces tus propias infusiones, tés y demás?

 

Al respecto, la nutrióloga Mariana García Sarquiz, asegura que en uno de sus videos en su canal de YouTube:

Siempre hay que leer las letras chiquitas”.

Esto es vital… si ustedes no leen, si ustedes no se dan cuenta de lo que de verdad tiene un producto, nunca van a saber si es saludable o no… yo sé que a veces da flojera y ese es el problema, que las empresas de ahí se agarran para que nosotros nada más leamos lo de enfrente y lo llevemos… así que tómense ese momentito para leer”.

Y justamente por “flojera” y por no leer, terminamos pagando más por un producto que en realidad tiene muy poco de lo que promete.

 

Además, el número de ingredientes es preocupante:

“Cuando ustedes vean que un alimento tiene más de cinco ingredientes lo más seguro es que es procesado, que no tiene en lo absoluto nada de natural”, asegura la especialista.

Es como si lo hicieran en un laboratorio… es algo de mentiras y lo tenemos que entender. No es un alimento, es un producto alimenticio”.

 

Lo cual nos lleva a otra consecuencia económica: los alimentos procesados tarde o temprano pasan factura al cuerpo, y “arreglar” esos problemas cuesta mucho dinero.

En este artículo te hablamos de los costos de tener sobrepeso, obesidad y diabetes.

Hay que tener mucho cuidado en la cantidad de ingredientes, químicos, colorantes, saborizantes que tienen estos productos”, reitera García Sarquiz.

Porque a veces lo que te venden como “natural”, no lo es.

 

Gastas en alimentos de mentiras, en productos que no son lo que tú crees y que, con el paso del tiempo, pueden provocar que desarrolles enfermedades que te pasarán una gran factura no sólo a tu salud, sino a tu cartera también.

¿Estás dispuesto a hacer doble gasto?

Para que esto no te pase más, te compartimos un documento de la FDA sobre cómo leer la etiqueta nutricional.

 

 

Info.Dineroenimagen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: