ASÍ VIVIÓ MÉXICO LA GRIPE ESPAÑOLA EN 1918 #QUEDATEENCASA

ASÍ VIVIÓ MÉXICO LA GRIPE ESPAÑOLA EN 1918 #QUEDATEENCASA

Puebla.-El 15 de abril de 1918 los negocios en México comenzaron a cerrar, los teatros cancelaron sus funciones y los comerciantes tuvieron pérdidas nunca antes vistas, todo esto porque las tropas estadounidenses que habían combatido en la Primera Guerra Mundial llegaron a Tamaulipas por el Golfo de México y algunos soldados estaban infectados con Gripe Española; ese fue el punto de contagio.

En México, la Gripe Española o influenza dejó una ola de muerte que llegó a sumar entre los 300 a 500 mil muertos a causa de esta enfermedad, de ellos unos 21 mil muertos a causa del virus fue reportado en Coahuila, 20 mil más en Sinaloa y unas 5 mil personas fallecieron en Puebla.

En ese momento, México tenía una tremenda escasez de medicamentos por lo que los enfermos fueron tratados con ácido acetilsalicílico (la base de la aspirina) y bicarbonato, además de medicamentos para la malaria.

Las calles se podían ver llenas de los cortejos fúnebres y en las iglesias se instalaron ornamentos funerarios ya permanentes, por su parte el gobierno fue poco responsable al no aceptar la magnitud de la epidemia.

Después de entender la magnitud de la situación el gobierno cerró el tráfico ferrocarrilero, no permitió el arribo de buques a Veracruz y clausuró la aduana fronteriza en Laredo, Tamaulipas. Una de las acciones fue la prohibición de los beses y los escupitajos, fue cuando se implementó el uso de pañuelos desechables y el evitar tocar el teléfono con la boca, otra de las medidas era lavarse constantemente las manos.

Las iglesias fueron cerradas y se procedió al aislamiento de las familias, se implementó un toque de queda de facto, por lo cual la gente no podía salir más allá de las 21:00 horas.

Los periódicos de aquel tiempo pedían a las personas alejarse de quienes estuvieran enfermos de gripe y advertían de los síntomas de la Gripe Española: fiebre alta que llegaba casi a 40 grados Celsius, dolor corporal severo, diarrea, vómitos, fuertes hemorragias sanguinolentas por la boca y dificultad para respirar.

Facebook Comments

A %d blogueros les gusta esto: