COME AGUACATES, UVAS Y FRUTOS SECOS…¡PREOCÚPATE POR TU CORAZÓN Y OCÚPATE DE LA DIABETES TIPO2!

COME AGUACATES, UVAS Y FRUTOS SECOS…¡PREOCÚPATE POR TU CORAZÓN Y OCÚPATE DE LA DIABETES TIPO2!

CIENCIA.- Investigaciones realizadas en diversos puntos del mundo aconsejan comer frutos secos para reducir el riesgo de enfermedad cardiovasculares, uvas para proteger al corazón y aguacate para mantener a raya al colesterol malo.

¡Quiérete y cuida a tu corazón! Recuerda que en México cada año fallecen alrededor de 140 mil personas a consecuencia de enfermedades del sistema cardiovascular, de acuerdo con datos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

LA IMPORTANCIA DE COMER UVAS

Además de para acompañar los buenos deseos del año venidero, las uvas sirven para limpian las arterias y proteger al corazón, asimismo, son regeneradoras y tienen alto valor nutricional. Por todo ello, el académico de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), José Francisco Montiel, las considera “el mejor regalo de año nuevo para el cuerpo humano”.

Ya sea frescas o procesadas, las uvas contienen antioxidantes e importantes valores nutricionales por lo que son “un alimento ideal”, sostuvo el también secretario general de la Facultad de Estudios Superiores Cuautitlán (FES Cuautitlán) de la máxima casa de estudios del país.

Detalló que limpian las arterias y protegen al corazón, además de ser regeneradoras. Pero eso no es todo: son ricas en vitaminas A, C, E, B1, B2, B3 y B6, en minerales como calcio, fósforo, sodio, potasio, hierro, cobre, magnesio y zinc, así como en ácido fólico, glucosa y fructuosa.

COMER UN AGUACATE AL DÍA ES PRIMORDIAL

Una nueva investigación de la Universidad Estatal de Pensilvania (Penn State) sugiere que comer un aguacate al día puede ayudar a mantener a raya el colesterol ‘malo’ y procurar beneficios saludables para el corazón, según publican sus autores en el ‘Journal of Nutrition’.

Específicamente, el estudio encontró que los aguacates ayudaron a reducir las partículas de LDL que se habían oxidado. De manera similar a la forma en que el oxígeno puede dañar los alimentos, como una manzana cortada que se vuelve marrón, los investigadores advierten de que la oxidación también es mala para el cuerpo humano.

Muchas investigaciones apuntan a que la oxidación es la base de afecciones como el cáncer y las enfermedades cardíacas –señala Kris-Etherton–. Sabemos que cuando las partículas de LDL se oxidan, se inicia una reacción en cadena que puede promover la aterosclerosis, que es la acumulación de placa en la pared de la arteria. La oxidación no es buena, así que si puede ayudar a proteger el cuerpo a través de los alimentos que comes, eso podría ser muy beneficioso”.

POR ESTA RAZÓN DEBES COMER FRUTOS SECOS

Comer más frutos secos, especialmente nueces de árbol, puede reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular entre las personas con diabetes tipo 2, según una nueva investigación publicada en ‘Circulation Research’, una revista de la Asociación Americana del Corazón.

La diabetes tipo 2 se asocia con un mayor riesgo de colesterol alto, enfermedades cardiacas y accidentes cerebrovasculares, y es un problema generalizado de salud pública que afecta a más de 30 millones de estadounidenses. Los frutos secos están llenos de ácidos grasos insaturados, fitoquímicos, fibra, vitaminas como la vitamina E y el folato, así como minerales como el calcio, el potasio y el magnesio.

Sin embargo, se sabe poco sobre los beneficios para la salud, si es que los hay, que los frutos secos pueden ofrecer a las personas con diabetes tipo 2 que se enfrentan a un mayor riesgo de complicaciones para la salud del corazón.

PROTECCIÓN AUMENTA CON EL CONSUMO DE FRUTOS SECOS

En comparación con las personas con diabetes tipo 2 que comían menos de una porción de 28 gramos al mes, ingerir cinco porciones de frutos secos por semana tenía un 17 por ciento menos de riesgo de incidencia de enfermedad cardiovascular total, un 20 por ciento menos de riesgo de enfermedad coronaria, un 34 por ciento menos de riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular, y un 31 por ciento de menos de riesgo de mortalidad por todas las causas.

En comparación con las personas que no cambiaron sus hábitos de comer frutos secos después de ser diagnosticadas con diabetes, las que aumentaron su ingesta de frutos secos tras el diagnóstico de diabetes presentaban un 11 por ciento menos de riesgo de patología cardiovascular, un 15 por ciento menos de riesgo de afección coronaria, un 25 por ciento menos de muerte por enfermedad cardiovascular y un riesgo 27 por ciento menos de muerte prematura por todas las causas.

Estos hallazgos se suman a la creciente evidencia de que ciertos cambios en el estilo de vida, el ejercicio regular y una dieta prudente pueden tener un impacto favorable significativo sobre el riesgo de enfermedad cardiovascular y el riesgo de eventos cardiacos en pacientes con diabetes”, concluye.

Facebook Comments

A %d blogueros les gusta esto: