Indicaron que, a pesar de haber tomado las urnas electorales, así como el consejo municipal para que las elecciones se volvieran a realizar, pues acusaron que estas se realizaron de manera violenta al coaccionar el voto a favor de García López.

Mencionaron que no se van a mover del lugar hasta que el presidente López Obrador los escuche, pues las autoridades electorales en Puebla no lo han hecho, a pesar de que casi todo el pueblo está en contra y han rechazado el nombramiento del edil electo.

Asimismo, mencionaron que han sido más de 10 años en que los Celestino han gobernado ese municipio en la Sierra Negra y ahora lo quiere hacer el esposo de Araceli Celestino Rosas, quien también ya fue alcaldesa del lugar.