DOUG HURLEY Y BOB BEHNKEN, LOS ASTRONAUTAS; HOY SPACEX Y LA NASA LANZARÁ COHETE “CREW DRAGON”

DOUG HURLEY Y BOB BEHNKEN, LOS ASTRONAUTAS; HOY SPACEX Y LA NASA LANZARÁ COHETE “CREW DRAGON”

Luego de que el histórico lanzamiento estaba previsto para el miércoles de la semana, sin embargo, tuvo que ser cancelado por el mal clima; el día de hoy se espera que se pueda llevar a cabo a las 15:22 horas.

 

Este será un “lanzamiento histórico” tanto para la NASA como para SpaceX, ya que será el  primer vuelo espacial tripulado con dos astronautas a la Estación Espacial Internacional, aunque continúa la amenaza sobre el clima, según informaron la compañía de Elon Musk y la NASA.

 

“Estamos avanzando con el lanzamiento hoy. Los desafíos climáticos continúan con un 50% de posibilidades de cancelación”, tuiteó el administrador de la NASA Jim Bridenstine.

 

El lanzamiento del cohete Falcon 9 con la cápsula Crew Dragon de SpaceX será desde el Centro Espacial Kennedy en Florida. Y se espera la asistencia del presidente Donald Trump.

 

“Procediendo con la cuenta regresiva hoy”, dijo por su lado Musk, fundador de SpaceX.

 

De no ocurrir, la siguiente oportunidad está prevista al día siguiente, domingo a las 15:00 horas , que está determinada por las posiciones relativas del sitio de lanzamiento a la estación espacial,y se pronostica que habrá buen tiempo.

 

Los astronautas de la NASA Bob Behnken, de 49 años, y Douglas Hurley, de 53, expilotos militares que se unieron a la agencia espacial en 2000, serán los que despegarán la Crew Dragon hacia la Estación Espacial Internacional desde la histórica plataforma de lanzamiento 39A, como el Apollo 11.

 

La misión se desarrolla en medio de las restricciones impuestas para contener la pandemia de Coronavirus, lo que obligó a los tripulantes a permanecer en cuarentena durante más de dos semanas, para prevenir algún tipo de contagio.

 

Esta vez no habrá espectadores reunidos a distancia para observar el lanzamiento.

 

La NASA pidió al público que se mantenga alejado de Cocoa Beach, el tradicional punto de observación, aunque esa solicitud no desalentó a los fans de la exploración espacial, que se reunieron allí de todos modos el miércoles durante el primer intento.

SpaceX, la compañía de multimillonario Elon Musk, se apresta a llevar a la órbita a dos estadounidenses este sábado desde Florida, en una misión que marcaría el primer vuelo espacial de astronautas de la NASA desde suelo estadounidense en nueve años.

 

Este sábado, los astronautas Doug Hurley y Bob Behnken tienen previsto partir hacia la EEI en la elegante nave espacial, la Crew Dragon. La NASA ha elegido a dos de sus astronautas más experimentados para ayudar a SpaceX, que tiene su sede en California, a preparar el Crew Dragon para su lanzamiento.

 

La cápsula estará tripulada por Robert Behnken, de 49 años, y Douglas Hurley, de 53, ambos con una larga trayectoria de viajes espaciales: Hurley pilotó Atlantis en su último viaje.

 

Hurley ha pasado un total de 28 días y 11 horas en el espacio, mientras que Behnken ha acumulado un total de 29 días y 12 horas, incluyendo 37 horas de paseo espacial.

 

En los últimos nueve años, los astronautas de la NASA han tenido que subir a órbita a bordo de las naves Soyuz de Rusia.

 

La operación ha tomado cinco años más de lo planeado, pero incluso con los retrasos SpaceX ha derrotado a Boeing.  El vuelo de prueba de Boeing de su Starliner fracasó debido a serios problemas de software, y tendrá que rehacerse.

 

“Ha sido una verdadera historia de éxito”, dijo a la AFP Scott Hubbard, exdirector del Centro Ames de la NASA en Silicon Valley, que ahora enseña en Stanford.

 

“Hubo un gran escepticismo”, recordó Hubbard, quien conoció a Musk antes de la creación de SpaceX y también preside un panel asesor de seguridad de SpaceX.

 

“Los dirigentes de Lockheed, de Boeing, me podían decir en una conferencia que estos tipos de SpaceX no saben lo que hacen”, dijo a la AFP.

 

SpaceX finalmente llegó a la cima con su cohete Falcon 9. Desde 2012, la compañía reabastece a la ISS para la NASA, gracias a la versión de carga de la cápsula Dragon.

 

La misión tripulada, llamada Demo-2, es de fundamental importancia para Washington por dos razones.  La primera es romper la dependencia de la NASA respecto a Rusia. Y la segunda catalizar un mercado privado de “órbita terrestre baja” abierto a turistas y empresas.

 

“Visualizamos un día en el futuro en el que tengamos una docena de estaciones espaciales en órbita terrestre baja. Todas operadas por la industria comercial”, dijo el jefe de la NASA, Jim Bridenstine.

 

Musk apunta más alto: está construyendo un enorme cohete, Starship, para circunnavegar la Luna, o incluso viajar a Marte y, en última instancia, hacer de la humanidad una “especie que habite varios planetas”.

 

Facebook Comments

A %d blogueros les gusta esto: