EMBARGAN A LA FAMILIA JENKINS POR DESFALCO DE 720 MILLONES DE DÓLARES.

EMBARGAN A LA FAMILIA JENKINS POR DESFALCO DE 720 MILLONES DE DÓLARES.

El juez Sexagésimo de lo Civil del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México ordenó el embargo y aseguramiento de cuentas bancarias de la familia Jenkins a fin de cubrir un desfalco por 720 millones de dólares del patrimonio de la fundación que lleva el mismo nombre.

La resolución tiene origen en una denuncia que presentó Guillermo Jenkins de Landa, el hijo primogénito de la familia, ante diversas instancias, entre estas la FGR y la Junta de Asistencia Privada para el Estado de Puebla, por el desfalco del patrimonio de la Fundación Jenkins así como por el desvío de los recursos a paraísos fiscales como Barbados.

Aparte del embargo, los miembros de la familia Jenkins enfrentan ordenes de aprehensión liberadas a principios de marzo pasado por la FGR bajo la acusación de lavado de dinero, además de otra indagatoria por parte del Tribunal Federal de Justicia Administrativa, que incluso ya le requirió el pago de 629.2 millones de pesos derivados del incumplimiento de créditos al Sistema de Administración Tributaria (SAT).

Por lo menos desde los últimos siete años, Guillermo Jenkins de Landa ha señalado a sus parientes de desfalcar el patrimonio de la Fundación Jenkins que su abuelo, William, creó en 1954, con un fin estrictamente filantrópico, así como de desviar sus recursos a paraísos fiscales, los cuales ascenderían a unos 14 mil millones de pesos.

La denuncia del primogénito de la familia no había sido atendida por las autoridades, sino hasta el cambio de la administración estatal, con el inicio de la gestión del gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta, pues los directivos de la Junta de Asistencia Privada para el Estado decidieron indagar el caso y comunicar los hallazgos a la FGR.

De forma paralela, el organismo estatal presentó ante el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México una demanda de daños y perjuicios más intereses por la cantidad de 720 millones de dólares, motivo por el que esta instancia capitalina ordenó el embargo de las cuentas bancarias de la familia.

Tras las órdenes de aprehensión giradas a principios de marzo, Elodia Sofía de Landa, esposa de Guillermo Jenkins Anstead, padre del denunciante, aseguró que el patrimonio de la Fundación “está en buen resguardo” y que es falso que los recursos hayan sido desviados al extranjero, acusaciones que, dijo, se originaron por la “ambición” de su hijo mayor, Guillermo.

Las órdenes de detención fueron liberadas en contra de Roberto, María Elodia, Margarita y Juan Carlos Jenkins de Landa, Elodia Sofía de Landa Irizar de Jenkins y Juan Guillermo Eustace Jenkins.

De acuerdo con una entrevista que hace unos meses Carlos Serna, abogado del hijo primogénito de la familia, otorgó a La Jornada de Oriente, su cliente notó anomalías en el manejo del patrimonio de la fundación, desde 2013, por lo que dio parte a la Junta para el Cuidado de las Instituciones de Asistencia Privada de Puebla.

La Junta ignoró el caso, presuntamente, dijo, por instrucciones del entonces gobernador Rafael Moreno Valle, y el tema quedó prácticamente congelado durante la gestión del ex gobernador José Antonio Gali Fayad así como en la del gobernador interino Guillermo Pacheco Pulido, que concluyó en agosto de 2019.

Ante la omisión de la Junta para atender el asunto, Guillermo Jenkins presentó una denuncia penal en 2016 ante la entonces Procuraduría General de Justicia –hoy FGR-, pero tampoco prosperó sino hasta marzo pasado cuando el fiscal Alejandro Gertz Manero liberó ordenes de aprehensión en contra de los señalados.

INF.SINEMBARGO

Facebook Comments

A %d blogueros les gusta esto: