ESTALLA OLA DE PROTESTAS VIOLENTAS CONTRA RESTRICCIONES POR CORONAVIRUS EN ITALIA

ESTALLA OLA DE PROTESTAS VIOLENTAS CONTRA RESTRICCIONES POR CORONAVIRUS EN ITALIA

 

INTERNACIONAL.- Las nuevas restricciones para frenar los contagios de Covid-19, entre ellas, el cierre a las seis de la tarde de bares, restaurantes y lugares dedicados a la cultura, han provocado una ola de protestas en Italia que se extiende ya por varias ciudades, de norte a sur del país, y que ha colocado el nivel de descontento social en unos umbrales inauditos en los últimos tiempos. La pasada primavera, la población acató con resignación y obediencia el confinamiento severo, salvo episodios aislados, fundamentalmente en el sur de Italia, donde es muy elevado el número de trabajadores que cobran sus sueldos en negro, y por tanto, no pueden acceder a las ayudas oficiales. Este lunes se registraron 17.012 nuevos contagios y hubo 141 fallecidos. Con una economía cada vez más deteriorada, una creciente rabia e incertidumbre que se da en muchos sectores, y con la sombra de un nuevo cierre general, el malestar social amenaza con convertirse en un polvorín para el Gobierno italiano.

 

Un primer ministro cada vez más acorralado

La oposición se desmarca de los disturbios, pero se suma a la ola del descontento presionando al Gobierno para que apruebe nuevas ayudas para los colectivos más castigados. No es la primera vez que los ultraderechistas Matteo Salvini, de la Liga y Giorgia Meloni, de Hermanos de Italia, que ya han organizado protestas pacíficas y flashmobs en las plazas, tratan de sacar rédito político a las revueltas en las calles.

 

Matteo Renzi, de Italia Viva, uno de sus socios en el Gobierno, le ha pedido que cambie su último decreto y ha deslizado que de lo contrario podría desmarcarse de la coalición y dejar caer al Ejecutivo. “Cerrando bares y restaurantes a las 18.00 y los lugares de cultura no disminuyen los contagios, aumentan los desocupados”, ha declarado. Algunos flancos del Movimiento 5 Estrellas, el partido que alzó a Conte como primer ministro, también han clamado contra las nuevas medidas. Pero el premier no piensa en aflojar las restricciones. Su convicción es aguantar este mes de cierre parcial para tratar de salvar la Navidad.

Facebook Comments

A %d blogueros les gusta esto: