FALLECE EL ARTISTA VICENTE ROJO.

 

El pintor, escultor, diseñador y promotor cultural Vicente Rojo, pilar de la Generación de la Ruptura y figura constante del arte mexicano por más de medio siglo, falleció este miércoles en la Ciudad de México a los 89 años.

El artista nació en Barcelona en 1932, pero fue en México donde desarrolló su carrera hasta convertirse en uno de los artistas más importantes del abstraccionismo y un renovador de las artes gráficas, que contribuyó en la creación de editoriales y publicaciones culturales.

En 1949, a los 17 años, Rojo llegó a México, un país al que ya conocía a través de sus películas y su música, de las cartas y las revistas que le enviaba su padre exiliado desde una década atrás en estas tierras.

En México, continuó sus estudios en la Escuela de Artes Plásticas, lo que hoy es la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado La Esmeralda, la cual abandonó para trabajar como asistente del pintor Miguel Prieto en las Ediciones del INBAL.

Después laboró en el emblemático suplemento México en la Cultura, con el escritor Fernando Benítez, quien lo recordaba como un muchacho pálido y silencioso.

Trabajó también en la Imprenta Madero y en la Revista de la Universidad de México; sin hacer a un lado la pintura, contribuyó al fortalecimiento de la industria editorial mexicana, en suplementos culturales y editoriales, como la emblemática ERA, donde vio nacer obras como Aura, Narda o el verano, Hasta no verte Jesús mío, Días de guardar o El apando, libros fundamentales de las letras mexicanas.

A partir de 1980, amplió su trabajo a la escultura. En el espacio público, Rojo deja obras como el vitral iluminado del Monte de Piedad, el monumental jardín urbano del Antiguo Hostal de Santo Tomás de Villanueva, hoy Museo Kaluz de Arte Mexicano, y el Memorial de Octavio Paz, en el Antiguo Colegio de San Ildefonso.

Entre los muchos reconocimientos obtenidos por Rojo, destacan el Premio Nacional de Ciencias y Artes (1991), el Premio México de Diseño (1991), la Medalla al Mérito en las Bellas Artes de España (1993), el Premio de Excelencia en Diseño Gráfico (1992), la Medalla Bellas Artes (2011), la Presea FIC del Festival Internacional Cervantino (2012) y la Medalla José Guadalupe Posada.

En 1993, fue nombrado Creador Emérito por el Sistema Nacional de Creadores de Arte; en 1994, ingresó a El Colegio Nacional y, en 1998, la UNAM le otorgó el doctorado honoris causa. En 2006, recibió del gobierno español la Condecoración de la Encomienda de la Orden de Isabel la Católica.

En 2019, participó en De lo Perdido, lo que aparezca. 33 visiones de la pintura en México, muestra del acervo artístico de la Residencia Oficial de Los Pinos.

La secretaria de Cultura, Alejandra Frausto, informó que el artista preparaba para el Museo de Arte Moderno una gran exposición retrospectiva, la cual ahora será parte de un homenaje póstumo nacional.

“Todos los homenajes serán pocos para Rojo. Creador emérito, Premio Nacional, miembro del Colegio Nacional, influyó en el pensamiento y obra de generaciones en el diseño, pintura, escultura y literatura”, agregó Frausto.

Rojo se despide activo, con una exposición: Vicente Rojo. 80 años después. Cuaderno de viaje de Francisco Rojo Lluch en el vapor Ipanema. Burdeos-Veracruz. Junio-julio de 1939, en el Centro Cultural Universitario de la Universidad Autónoma de Nuevo León, como parte de las actividades de la recién inaugurada UANLeer.

Apenas el pasado 15 de marzo, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público le rindió un homenaje por sus 89 años de vida.

En una entrevista realizada en 2012, a propósito de sus 80 años, el artista habló de lo que para él era el enigma de la muerte.

“Me parece un misterio: cómo se puede vivir rechazando algo que es lo único que tenemos concreto en nuestro desarrollo, en nuestra vida. Me inquieta saber por qué estamos tan preocupados por la muerte cuando sabemos que es lo único que nos va a suceder. Pero eso no lo aceptamos”, dijo entonces.

INF.MILENIO

Facebook Comments

A %d blogueros les gusta esto: