HERDEZ: EMPRESA NÚMERO UNO EN VENTAS DE MOLE A NIVEL NACIONAL

Ciudad de México.- Grupo Herdez debe a la capsaisina gran parte de su presencia comercial en Estados Unidos. Este elemento químico que da el sabor característico al picante le ha permitido al productor y comercializador de alimentos capitalizar su producción de guacamole, salsas e incluso mole, con Mole Doña María.

Herdez es la empresa número uno en ventas de mole a nivel nacional, por encima de Doña Chonita —que pertenece a La Costeña— y de Cocina Mestiza, según el reporte de Comida Empaquetada 2017 de la consultora Euromonitor.

A pesar del avance de la comida extranjera, el mole es uno de los productos favoritos de los consumidores. En 2016, el valor de mercado en México de las salsas para cocinar fue de 1,939 millones de pesos (mdp), según datos de la consultora. Y mole Doña María acapara 84% del total de ese valor.

Pero no solo a nivel nacional. En Estados Unidos la participación del mole Doña María en el valor del mercado es de más de 50%, refiere el reporte anual 2016 de la empresa.

Los mexicanos que viven en el país vecino constituyen uno de los mercados más importantes para los sectores de mole y salsas preparadas, pues son ellos los principales consumidores de estos productos en Estados Unidos, comentó a Manufactura vía correo electrónico, Grecia Domínguez Leyva, gerente de Relaciones con Inversionistas y Asuntos Corporativos del Grupo Herdez.

La compañía reportó que en Estados Unidos cuenta con 25% del valor de mercado de las salsas de chile, mientras que en México representa apenas 18% del mismo segmento.

El informe de Euromonitor refiere que en México el valor de mercado de las salsas de chile fue de 6,604 millones de pesos (mdp) en 2016, de los cuales Herdez tiene casi dos de cada 10 pesos, por debajo de las salsas Tamazula y un lugar arriba de su competidora La Costeña.

La consultora internacional asegura que este mercado mantendrá su tendencia de crecimiento en los próximos cinco años.

Las estimaciones para 2021 vislumbran que en México, el mercado de las salsas con chile tendrá un valor de 7,708 mdp, mientras que el de las salsas para cocinar llegará a 2,284 mdp.

Huellas del picor

Herdez tiene más de un siglo de historia en México. La empresa se fundó en 1910 y se dedicaba a distribuir productos de tocador y artículos de aseo personal, pero fue hasta la década de 1960 que incursionó en la rama de alimentos enlatados.

Sin embargo, a la empresa le tomó otros 20 años comercializar salsas, primero el mole Doña María, que comenzó a producirse a nivel industrial cuando adquirió la fábrica de mole.

Sin embargo, la receta ya le pertenecía a la empresa desde los años de 1970, cuando doña María la vendió a Enrique Hernández-Pons, su sobrino y dueño de la compañía.

Las salsas enlatadas también comenzaron a venderse en esa década, mientras que las envasadas salieron al mercado en 1991, cuando Herdez compró a Grupo Búfalo y comenzó la venta de salsas de chile en botellas de vidrio.

La línea comenzó con las clásicas salsa verde, la taquera y la casera. Actualmente la línea tiene nueve salsas distintas.

Los otros ingredientes

Uno de los más recientes productos innovadores fue la salsa guacamolera —que comenzó a venderse en 2013— misma que contiene aguacates naturales y que se vende en México.

Para atender la demanda de Estados Unidos por el furor del aguacate, la empresa se alió con la estadounidense Wholly Guacamole, que ofrece guacamole procesado y en bolsa.

Sin embargo, para fabricar la mayoría de los productos picantes, la empresa aprovecha distintas temporadas de cosecha que tienen los agricultores en México y que son sus principales proveedores.

En su reporte de 2016, Grupo Herdez detalla que los insumos son 100% mexicanos, lo que les permite asegurar su abasto, sobre todo en los insumos estratégicos, como jitomates, tomates, distintos tipos de chile, así como chocolate y especias para la elaboración del mole.

Info. Manufactura

Facebook Comments

A %d blogueros les gusta esto: