LA ERUPCIÓN VOLCÁNICA DE KRAKATOA EN 1883

LA ERUPCIÓN VOLCÁNICA DE KRAKATOA EN 1883

Internacional.-Krakatoa no era más que una pequeña isla deshabitada. Ubicada en la isla de Rakata en el estrecho de Sunda entre Java y Sumatra, Indonesia, su erupción en 1883 fue una de las más catastróficas de la historia.

Krakatoa se encontraba a lo largo de la convergencia de las placas tectónicas indio-australianas y euroasiáticas, una zona de alta actividad volcánica y sísmica.

En algún momento de los últimos millones de años, el volcán construyó una montaña en forma de cono compuesta de flujos de roca volcánica que se alternaban con capas de ceniza. Desde su base, a 300 metros debajo del nivel del mar, el cono se proyectaba a unos 1,800 metros sobre el mar.

Más tarde, la cima de la montaña fue destruida, formando un caldera, o depresión en forma de cuenco, 6 km de ancho.

Con los años, se formaron tres nuevos conos, fusionándose en una sola isla. La única erupción confirmada antes del acontecimiento de 1883 fue moderada en 1680.

Mayo 1883

Hasta donde se sabe, el primer indicio de cualquier perturbación subterránea se sintió en Batavia, a ochenta millas de distancia, el 20 de mayo de 1883; y es un hecho notable que mientras la conmoción a punto de describirse estaba teniendo lugar en Batavia, no se notó nada inusual en Anjer (Indonesia.

Ese mismo día, uno de los conos volvió a activarse; las nubes cargadas de cenizas alcanzaron una altura de 10 km, y se escucharon explosiones en Batavia (Yakarta), a 160 km de distancia, pero a fines de mayo la actividad había disminuido.

El director del observatorio en Batavia informó al día siguiente que ningún aumento del magnetismo de la tierra acompañó a los temblores, y que un imán suspendido con un aparato de registro no dio indicios de las más pequeñas oscilaciones horizontales.

El 21 de agosto el volcán aumentó en actividad. Un barco informó que no pudo aventurarse en el estrecho debido a la gran lluvia de piedra pómez y cenizas. 

El 24 de agosto, las erupciones lejanas se intensificaron. Aproximadamente a las 13:00 (hora local) del 26 de agosto entró en su fase de máxima actividad y, alrededor de las 14:00, los observadores pudieron ver una nube negra de ceniza de una altura de 27 kilómetros.

En este punto, la erupción era prácticamente continua y las explosiones podían oírse con intervalos de unos diez minutos. Una nube negra de ceniza se elevó a 27 km por encima.

El clímax se alcanzó a las 10:00 AM del 27 de agosto. El resultado fue una inmensa explosión provocada por la acumulación de vapor de agua a enorme temperatura. 

Asimismo, el sonido llegó a escucharse en Australia, a más de 3.500 kilómetros de distancia.

Su estallido desató una de las explosiones más violentas que la humanidad haya visto jamás, con una potencia 10 mil veces superior a la bomba atómica lanzada sobre Hiroshima.

Las noticias sobre la erupción y sus tsunamis viajaron rápido gracias a la red telegráfica mundial recientemente instalada en esos años. Cortesía de la Biblioteca del Congreso de los EE.UU.

Los estallidos del volcán fueron seguidos por varios tsunamis que, con olas de casi 40 metros de altura, se abatieron sobre las ciudades de Ketimbang, Tjiringin y Telok Betong en Sumatra, y Anyer y Merak, en Java, terminando con la vida de más de 36 mil personas.

Los registros oficiales sostienen que 165 pueblos y ciudades que rodean Krakatoa se destruyeron y 132 más sufrieron daños graves.

Finalmente, el volcán, en sí mismo, desapareció, al igual que el 70% de la superficie de la isla en que se hallaba, como resultado de las explosiones.

DÍAS DE OSCURIDAD

Durante su erupción, se enviaron cenizas 80 kilómetros al cielo y cubrieron un área de 800 mil kilómetros cuadrados, sumergiendo el área en la oscuridad durante dos días y medio.

La ceniza flotaba alrededor del globo, causando efectos de halo alrededor de la luna y el sol. 

Por otro lado, la ceniza también actuó como un filtro de radiación solar, bajando las temperaturas globales hasta 0.5 ° C en el año posterior a la erupción. Las temperaturas no volvieron a la normalidad hasta 1888, cinco años después.

HIJO DE KRAKATAU

Krakatau desapareció en 1883, pero en 1930 volvió a emerger. La nueva isla fue bautizada con el nombre de Anak Krakatau o “Hijo de Krakatoa” y desde entonces lo que emergió mantiene una actividad constante y no ha parado de crecer.

Fuentes: New York Times The Atlantic

Facebook Comments

A %d blogueros les gusta esto: