LOS AUTOS SE CONVIERTEN EN SALA DE ESPERA A CAUSA DE COVID19.

LOS AUTOS SE CONVIERTEN EN SALA DE ESPERA A CAUSA DE COVID19.

REPORTAJE.-“Nosotros éramos también de esas personas que no lo creíamos y que decíamos que era mentira”, dice Estela, quien monta guardia afuera de un hospital en espera de noticias de su madre, de 71 años.

Desde hace quince días José Luis Muñoz dejó de salir a buscar pasaje. Involuntariamente su taxi se convirtió en la sala de espera para que su esposa esté al pendiente de la salud de su madre, Daniela Pérez, contagiada de covid-19.

Con su lámina rosa resplandeciente, el auto está estacionado desde hace horas frente a la puerta principal del Hospital General de Zona 1A Venados en la colonia Portales en la Ciudad de México.  En el interior, tres niñas juegan apretujadas entre los asientos, Araceli Vicente Pérez amamanta a su bebé de dos meses en la parte posterior del taxi, su hermana, Estela Vicente Pérez, desde el asiento del copiloto observa pasar a los médicos y ambulancias que transitan en el lugar.

A la familia Pérez, el techo del taxi les permite esconderse de los rayos del sol y de la lluvia. Los días de calor y chubascos complican el escenario a otros familiares que esperan afuera del hospital. Ya los médicos les han dicho que vayan a sus casas, que les llamarán para darles el parte médico, pero algunos prefieren mantenerse en guardia a las afueras del hospital.

La familia Pérez es de las familias que todos los días montan guardia anhelando una buena noticia. Esa mañana Araceli aguarda el momento en el que le indiquen que puede entrar al hospital a hacer una videollamada de tres minutos con su madre Daniela, una campesina oaxaqueña que está en muy mal estado de salud por el ataque del virus y porque durante toda su vida inhaló el humo de la leña quemada que usaba para cocinar.

INFO.MILENIO

Facebook Comments

A %d blogueros les gusta esto: