MILLONARIOS DE LA INDIA HUYEN EN AVIONES PRIVADOS TRAS SU PEOR BROTE DE COVID

MILLONARIOS DE LA INDIA HUYEN EN AVIONES PRIVADOS TRAS SU PEOR BROTE DE COVID

Antes de las 4:00 de la mañana, hora que el Reino Unido estableció como límite para poner en marcha la prohibición de recibir vuelos procedentes de India, ocho jets aterrizaron en Londres.

El pasado jueves, el ministerio indio de Salud reportó 314.835 nuevos casos de covid-19, un balance diario que ningún país había registrado hasta ahora, lo que lleva el total a 15,9 millones de contagios en India desde que empezó la pandemia.
Por este motivo el Reino Unido, que agregó a la India a su “lista roja” de países afectados por la pandemia, anunció hoy que cualquier británico que regrese de la India debe permanecer en cuarentena durante diez días en un hotel aprobado por el gobierno.
Según el London Times, a todos los ciudadanos no británicos o irlandeses se les prohibirá por completo la entrada al país si han estado en la India en los 10 días anteriores.
Por su parte, el primer ministro británico, Boris Johnson, como una “medida de precaución” canceló la visita de estado a la India que tenía programada para la próxima semana.
Tras el anuncio de la prohibición de los vuelos, se conoció que el último de los aviones de lujo aterrizó a las 3:15 de la mañana en Londres. El VistaJet Bombardier Global 6000, que salió de Dubai el jueves para recoger pasajeros en Bombay, llegó justo 44 minutos antes de que se aplicaran las restricciones.
Según registra The Daily Beast, una publicación estadounidense de noticias especializada en política, los pasajeros del jet privado huían de “un horror inimaginable”.
Y hacen referencia específica al incendio que ayer arrasó la sala de cuidados intensivos de uno de los hospitales de la ciudad de Vasai-Virar en el estado de Maharashtra, en el que murieron 14 pacientes de covid-19, muchos de los cuales estaban conectados a respiradores y por lo tanto era muy difícil evacuarlos rápidamente.
“Cuando llegué al hospital, vi camiones de bomberos afuera. La UCI del segundo piso estaba envuelta en humo. Solo había dos enfermeras y ningún médico. Los bomberos tardaron alrededor de media hora en apagar las llamas”, le dijo a la prensa local uno de los testigos.
Ante esta declaración, el director del hospital, Dilip Shah, replicó que se siguieron todas las normas de seguridad y que “los médicos estaban presentes”.
Pero este no ha sido el único caso que ha empeorado la emergencia: hace un poco menos de un mes también se registró un incendio en el primer piso del Hospital Sunrise, situado dentro de las instalaciones de un centro comercial al oeste de Bombay, capital del estado de Maharashtra, la región india más afectada por la pandemia.
Y como si fuera poco, a principios de esta semana, una fuga de oxígeno ocasionó la muerte de 24 pacientes con covid-19 que estaban conectados a ventiladores en otro hospital del estado de Maharashtra.
El panorama es desolador. A la creciente cifra de nuevos contagios también se suma la crítica escasez de oxígeno, de camas y ahora, de ventiladores. Dice el artículo de The Daily Beast que muchas personas se han visto obligadas a buscar a “los especuladores de precios del mercado negro que han podido comprarles espacio hospitalario a administradores corruptos”.
Entre tanto, el primer ministro de India, Narendra Modi, cuestionado por no convocar un bloqueo nacional para mitigar la propagación de la pandemia, calificó el incendio de la UCI como “trágico” y usó su cuenta de Twitter para ofrecer sus condolencias a los deudos.
“¿Por qué se tomó a la India desprevenida cuando la segunda ola devastó una muestra representativa de la sociedad india?” se pregunta la periodista india Rana Ayyub en la revista Time“La responsabilidad recae en un régimen de hombres fuertes que ha ignorado toda precaución”, concluye.

Facebook Comments

A %d blogueros les gusta esto: