MOXIE: EL PLAN DE LA NASA PARA CREAR OXÍGENO EN MARTE

 EL PLAN DE LA NASA PARA CREAR OXÍGENO EN MARTE

Marte es el siguiente objetivo de la exploración espacial y los planes para enviar una misión tripulada son cada vez más reales. MOXIE intentará crear oxígeno para lograrlo.

Marte es un mundo hostil para el ser humano. Con una atmósfera compuesta en un 95 % por dióxido de carbono y ante la ausencia de un campo magnético como el que protege a la Tierra de la radiación cósmica, nadie podría sobrevivir más de un par de minutos en la superficie marciana sin la protección adecuada.

Mars 2020, la misión más ambiciosa de la NASA en la historia de la exploración de Marte no sólo intentará determinar si existió vida en el pasado remoto y conocer a fondo su clima; también tiene como objetivo sentar las bases de exploración humana en este planeta.

También lee: Perseverance: así es la nueva misión de la NASA para buscar vida en Marte

Una vez que la misión llegue a Marte, se prevé que el rover Perseverance aterrice suavemente en el cráter Jézero el 18 de febrero de 2021 y comience a enviar datos a la Tierra.

Entre todos los experimentos que lleva consigo Perseverance a Marte, el Mars Oxygen In-Situ Resource Utilization Experiment (MOXIE por sus siglas en inglés) es quizá el más decisivo para la exploración humana del planeta rojo en los próximos años.

MOXIE
Foto: NASA/JPL-Caltech

 

MOXIE es un cubo de 17 kilos del tamaño de una batería de automóvil, que tiene como principal objetivo producir oxígeno a partir del dióxido de carbono presente en la atmósfera Marciana.

La NASA describe el funcionamiento de MOXIE en términos simples como un árbol: el experimento crea oxígeno a partir del dióxido de carbono, que servirá como un combustible eficiente para explorar Marte y lanzar cohetes de vuelta a la Tierra, pero también como sustento para crear una reserva que los exploradores marcianos puedan respirar durante las misiones.

Equipado en la parte frontal derecha del rover Perseverance, MOXIE es apenas un prototipo que intentará probar su eficiencia en Marte a partir de ciclos cortos, en los que producirá oxígeno a un ritmo de 10 gramos por hora.

Según la NASA, este experimento funciona “recolectando dióxido de carbono (CO2) de la atmósfera marciana y dividiendo electroquímicamente las moléculas de dióxido de carbono en moléculas de oxígeno y de monóxido de carbono. Luego se analiza la pureza del oxígeno antes de expulsarlo a la atmósfera marciana”.

Si los resultados del experimento son satisfactorios, es muy probable que la primera misión tripulada a Marte lleve consigo generadores de oxígeno basados en el funcionamiento de MOXIE, pero cien veces más grandes, capaces de proveer y almacenar más de tres cuartos del combustible que necesitarán para explorar el planeta rojo y volver a casa.

Facebook Comments

A %d blogueros les gusta esto: