PUNTOS DE OBSERVACIÓN: REFLEXIONES DE MI MUNICIPIO Por Ceci Doger

Cuando te encuentres en un círculo vicioso, por el amor de Dios, ¡Deja de pedalear!

Swami Beyondananda.

PUNTOS DE OBSERVACIÓN: REFLEXIONES DE MI MUNICIPIO

MTRA. CECILIA DOGER AMADOR.

 

Recientemente leí un artículo publicado el 27 de agosto por el diario cambio donde se hace referencia a las prácticas arraigadas en la vida política de Tehuacán.  

 

Costumbres que se fundían con las decisiones en los procesos de selección de candidatos que tradicionalmente eran manejadas por el PRI partido hegemónico de antaño y el eterno partido de oposición el PAN donde indiscutiblemente existía un relevo entre ambos partidos al caracterizarse éste mi municipio por ser de carácter aguerrido y defensor de la democracia, situación que se ha vivido de manera natural.

 

El artículo hablaba de un Tehuacán próspero a pesar de esa alternancia y de practicar una política democrática parcialmente dirigida por un grupo selecto de personajes que tenían el dominio económico y político del municipio, sin embargo ésta forma arraigada de selección de candidatos se fue deteriorando y dio paso a los peores años de la administración municipal cerrando con broche de oro en la última elección en donde llegó la democracia.

 

Democracia que mostró el descalabramiento de un sistema donde los partidos hegemónicos entraron en una profunda crisis de credibilidad y los movimientos sociales se transformaron en movimientos políticos, muy lejanos de la realidad de gobernar, así ante las vicisitudes de un movimiento emergente listo para entrar a las arcas del poder este fue asaltado por el mal más grande de la humanidad, la ignorancia y con ella la imposibilidad de responder ante la demanda que los tiempos requerían.

 

En esta realidad la vida democrática ha evidenciado el vacío que existe en temas de gobernabilidad, corresponsabilidad social, la falta de una clase política y social a la altura de los tiempos y de lo que la administración pública representa.

 

Desde la trinchera del municipio en Tehuacán, donde los habitantes sufrimos los vicios del poder mal dirigido, de la corrupción latente, de la falta de oficio y conocimiento en todos los ámbitos del servicio público.

 

El anhelado cambio ha dejado un mal sabor de boca a la sociedad Tehuacanera, a mi municipio, que enfrenta la crisis más grande de los últimos tiempos, el fracaso de una administración sin precedentes, sin duda tres años en donde se fue una gran oportunidad para la democracia para demostrar que la sociedad civil que llegaba al poder podía organizarse  y manejar el poder.

 

Sin duda la vida es de ciclos y la vida natural de mi amado municipio experimenta su peor caída, pareciera que la danza en espiral que se vive en este nuestro ente que evoluciona, está girando en forma descontrolada sin encontrar salida.  

 

Una gran crisis local inmiscuida en la crisis global.

 

Parece que estamos a tiempo de hacer un alto y observar este punto de inflexión. Podemos estar en la antesala, para dar un salto cuántico y aprender de las experiencias vividas y avanzar hacia una democracia que evoluciona hacia la gobernanza, y no desviar el camino.

 

Y transformar el paradigma que se vincula al poder, esa cultura que gira y se habla entre líneas en el lenguaje coloquial, con los refranes del “El que no transa no avanza”, o la ética de “político pobre, pobre político”, que de una u otra forma perfilan nuestra realidad ya basta de individualismo de perpetuar esta cultura de vincular el poder al saqueo y fortalezcamos y retomemos la cultura en favor de la Justicia Social.

Por MEXICO!!!!!

Facebook Comments

A %d blogueros les gusta esto: