¿Qué pasó esta madrugada en el Penal de Topo Chico? 49 muertos y 12 heridos

Ayer miércoles, alrededor de las 23:30 horas comenzaron a registrarse varios hechos violentos al interior del penal de Topo Chico, ubicado en la zona metropolitana de Monterrey. En cuestión de horas la situación se salió de control, hasta el punto de que se registró un motín que dejó un saldo de 49 reclusos muertos y 12 lesionados (5 de ellos se encuentran en estado grave).

Durante la madrugada y parte de la mañana, en Sopitas.com cubrimos los acontecimientos que ocurrían en esta cárcel. En esas primeras horas la información que surgía era confusa y poco clara, por lo que no había una versión certera sobre lo ocurrido.

topochico2

Después de varios pronunciamientos oficiales, de versiones de familiares de los reos y de información que ha circulado en distintos medios, podemos armar el rompecabezas y establecer, de una forma más o menos clara, qué sucedió en Topo Chico y sus orígenes.

La vida en Topo Chico

Topo Chico es uno de los tres centros penitenciarios de Nuevo León y uno de los más viejos, pues fue construido en 1947. Su capacidad inicial era de 3,635 pero después de varios intentos de motín se redujo a 2,600, sin embargo, ha llegado a albergar hasta 5 mil 185 reos.

Desde el 2013, varias visitas realizadas por personal de Derechos Humanos habían señalado que el penal presentaba varias fallas, como insuficiencia de custodios, deficiencia en la prevención y atención de incidentes, malas condiciones de higiene, carencia de procedimientos para el ingreso y traslado de presos, sobrepoblación de presos, mal funcionamiento en las cámaras de seguridad, etc.

Un reporte de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos señaló que para el 2013 esta prisión tenía un sobrecupo de 55% en el área varonil y 56% en la femenil; y algo peor, de acuerdo a la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Nuevo León (CEDHNL), Topo Chico tenía únicamente 75 custodios, cifra que da un deficit de 940 elementos.

Este mismo organismo estatal señala que por cada litera (de concreto pero sin colchones) había de 5 a 10 presos. Estas celdas no contaban con ventilación ni luz (tanto artificial como natural).

Y estas son solamente algunas de las muchas irregularidades de esta prisión.

Las causas detrás del motín

Como ocurre en muchas cárceles del mundo, en el interior de Topo Chico hay varios bandos que luchan por sus intereses. Integrados en su mayoría por presos, y a veces por guardias y autoridades penitenciarias, estos grupos buscan controlar diversas actividades ilícitas en el penal, formando una especie de autogobiernos en donde los grupos dominantes imponen su propio reglamento.

Varias versiones apuntan a que el más reciente motín de Topo Chico derivó de un enfrentamiento entre dos grupos rivales: El de Jorge Iván Hernández Cantú, alias El Credo, y el de Juan Pedro Salvador Saldívar Farías El Z27.

Antes de continuar, hagamos una breve semblanza de ambos

El Credo

Antes de ser detenido en noviembre del 2012 por el Grupo Antisecuestros en Monterrey, era uno de los cabecillas del Cártel del Golfo. En la actualidad controla parte del centro penitenciario.

El Z27

Era jefe regional de los Zetas hasta su detención a finales del 2013. En el 2010 estuvo implicado en el asesinato del estadounidense David Hartley, y en el ataque contra agentes en San Luis Potosí de la oficina de Control de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE). Disputaba el control de una parte del penal con El Credo.

Cuando los líderes del grupo de El Z27 perdieron el control en el interior de Topo Chico buscaron fugarse. Para lograrlo prendieron fuego en el área de comida buscando atraer la atención de los vigilantes y, así, permitir el escape del centro penitenciario.

El fuego detonó una crisis en la zona de los dormitorios, que trajo consigo enfrentamientos y caos pues los elementos de ambos grupos buscaban proteger a sus líderes. Un video de Reforma muestra parte de estos altercados:

Ante los acontecimientos que tenían lugar en el interior del penal, fue necesaria la intervención de elementos de la Policía Federal, el Ejército y la Marina, quienes controlaron la situación alrededor de las 01:20 horas. Aún así, la tensión se prolongó por varias horas.

Mientras tanto, en el exterior del penal la confusión también se hizo presente con los familiares de los reos que llegaban en busca de información.

MEXICO-PRISON/

De acuerdo a Jaime Rodríguez, gobernador del estado de Nuevo León, se descarta la fuga de algún reo y el uso de armas de fuego por parte de los reclusos durante el motín.

Los reos muertos

En conferencia de prensa el procurador general de Justicia en Nuevo León, Roberto Flores, dio a conocer la identidad de 20 de los 49 reos fallecidos durante los enfrentamientos. Sus nombres son:

  • Carlos Alberto López de la Rosa
  • Robert Steve Segura Rivera
  • Damián Emanuel González Juárez
  • Juan Francisco Jesús Aguilar García o Juan Francisco de Jesús Aguilar García
  • Miguel Ángel Gaytán Pardo.
  • Francisco Javier Villegas Ibarra
  • José Fabián Bernal Ortiz
  • José Guadalupe Frías Mendoza
  • Guadalupe Armando Graciano Rodríguez
  • Luis Alejandro Ortiz Martínez o Luis Alexandro Ortiz Martínez
  • Luis Carlos Montemayor Torres
  • José Isabel Flores Márquez
  • Juan Manuel Flores Galván.
  • Erick Antonio González Calzada o Erick Antonio González Dávila
  • Oliver Estif Rodríguez Herrera
  • Darío Sánchez Macías
  • Miguel Ángel Salas Valdez
  • José Luis Rodríguez Huerta
  • Juan Francisco Moreno Solís
  • Edgar Alejandro Torres Dávila

otratopochico

Se espera que en la próximas horas se den a conocer más nombres de los presos que perdieron la vida en la riña. Por lo pronto, los cadáveres fueron trasladados al Servicio Médico Forense del Hospital Universitario para ser identificados.

Para solicitar información al respecto, el número telefónico es (81) 20-20-25-62 y 20-20-25-64 y terminación 65.

topochico11

¿Por qué debe importarnos lo ocurrido en Topo Chico?

El motín que tuvo lugar en Topo Chico es uno de los más graves que se han registrado en México durante los últimos 30 años, al menos en cuanto a número de pérdidas humanas.

Es triste decirlo, pero el que ocurriera algo así parecía cuestión de tiempo. Topo Chico, al igual que la mayoría de las cárceles y centros penitenciarios del país, presentan una gran cantidad de deficiencias operativas que derivan en espacios inhumanos y carentes de lo más básico, en donde reos y guardias conviven diariamente. Suena trillado, pero la corrupción encuentra en un ambiente así un campo de cultivo propicio para el desarrollo de actividades ilegales y delictivas.

En el 2008, Proceso publicó una nota acerca de la intención del Congreso de Nuevo León para alcanzar un acuerdo y exhortar a Natividad Gonzáles Parás, entonces gobernador del estado, para reubicar el penal de Topo Chico a un sitio alejado de la zona metropolitana.

Como vimos al inicio de esta nota, la propia Comisión de Derechos Humanos en años anteriores también alertó sobre la situación crítica que se vivía en este penal. Obviamente no se hizo nada, o al menos no lo suficiente para evitar una tragedia como la que finalmente tuvo lugar hace unas horas.

otramastopochico

Dejar las cosas a la ligera o hacerlas al ‘ahí se va’ en todos los ámbitos de la vida trae consecuencias, en este caso pérdidas humanas. Hay quienes dicen que al ser delincuentes no se pierde gran cosa e incluso comentan que “son menos bocas que alimentar”, pero si somos objetivos, Topo Chico refleja a la perfección el funcionamiento de nuestro país en distintos ámbitos.

¿Quiénes son los culpables? ¿Los reos? ¿Las autoridades de esa cárcel? ¿El gobierno estatal? Señalar a alguien en concreto sería un error, de hecho, detrás de este motín hay muchos responsables, todos en distintas esferas tanto del poder como del crimen organizado.

¿Servirá lo ocurrido en Topo Chico para que las cosas cambien en las cárceles de nuestro país, o se hablará del tema por unas semanas y luego se caerá en el olvido?

La respuesta parece obvia, ojalá nos equivoquemos.

 

Facebook Comments

A %d blogueros les gusta esto: