SE REESTRUCTURA LA DIRECCIÓN DE VIALIDAD ESTATAL.

SE REESTRUCTURA LA DIRECCIÓN DE VIALIDAD ESTATAL.

Elementos de la casi extinta Dirección de Vialidad Estatal denunciaron que ante las dificultades legales y operativas que implica desaparecerla del organigrama, será reestructurada con otro nombre y otros mandos que ya han sido acusados de corrupción, situación que también ocurre en los Grupos Especiales.

Los uniformados dieron a conocer que uno de los primeros personajes que estaría llegando al frente de la reestructurada Dirección de Vialidad es Aarón Padilla Farfán, un elemento que tiene un largo historial dentro de la corporación, principalmente por actos de corrupción.

Padilla Farfán ya ha sido señalado con anterioridad por actos desleales, siendo parte del extinto grupo interno de Vialidad denominado “La Hermandad”, cuyos integrantes salieron de la corporación con la llegada de Ildefonso Amézaga Ramírez a la SSP.

La llegada de Padilla Farfán fue avalada por Julián Palomares, quien ahora se ostenta como director general de la Policía Estatal Preventiva y que es conocido por su trabajo en el área de Bomberos, donde se le conocía con la clave Tauro.

Pese al negro historial de corrupción y al anuncio del gobernador Miguel Barbosa Huerta de limpiar de corruptos la Secretaría de Seguridad Pública, Padilla Farfán será quien se haga cargo del ente que venga a reemplazar a Vialidad Estatal.

Una situación similar es la que se vive con los llamados Grupos Especiales o conocido coloquialmente como Inteligencia, pues en lugar de disolver el grupo solamente se rebautizó como Unidad Mixta de Reacción (UMIR).

Dicha área tiene las mismas funciones que los grupos especiales pero con un nombre diferente y con mandos que ya venían de la primera corporación y que no mantuvieron su lealtad al “Grupo Chiapas” que formó Raciel López Salazar.

Estos son Omar Álvarez Arronte y Saúl Gamboa Condado, quienes ahora están operando las acciones especiales en la corporación pese a que han sido señalados por sus propios compañeros y demás subordinados por actos de corrupción.

Cabe señalar que la única limpia que se hizo fue de elementos seleccionados previamente por los nuevos administrativos, quienes los citaron por goteo para hacerlos firmar su renuncia.

Aquellos elementos que hasta el momento no han firmado su renuncia, están siendo amenazados con empezar en su contra procesos administrativos o incluso penales a través de los llamados “chalecos”.

La SSP se encuentra a cargo de Rogelio López Maya, toda vez que tras la salida de Raciel López Salazar el gobernador Miguel Barbosa no ha designado al perfil que se quedará en el cargo.

INF.ECONSULTA 

Facebook Comments

A %d blogueros les gusta esto: